Publicado el 21 de ene de 2013 9:28 am |

  comentarios

Foto: La joven marroquí Karima El Mahroug, conocida como “Ruby” llega a una audiencia en el proceso abierto contra Silvio Berlusconi, en Milán, Italia. / Archivo / EFE

(Roma, 21 de enero. EFE).- La última vista del juicio por el caso Ruby, en el que el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi está acusado de abuso de poder e incitación a la prostitución de menores, ha sido fijada para el 11 de marzo, por lo que la sentencia se dictará tras las elecciones generales del 24 y 25 de febrero.

Así lo decidieron en la sesión de hoy los jueces del Tribunal de Milán que llevan el caso, informaron los medios de comunicación italianos.

Durante la vista, los abogados de Berlusconi, Piero Longo y Niccolò Ghedini, reiteraron además su petición de suspender el proceso hasta después de los comicios de febrero, que ya fue rechazada por el tribunal el pasado 14 de enero.

Los letrados, ambos candidatos en las listas del partido de Berlusconi, el Pueblo de la Libertad (PDL), a un escaño en el próximo Parlamento, alegaron que sin esa suspensión no podrán desarrollar las actividades de la campaña electoral, como tampoco podrá hacerlo ‘Il Cavaliere’, y por lo tanto “se permitiría que la fiscalía intervenga de forma significativa en la vida política”.

Ante la petición de la defensa de Berlusconi, los jueces solicitaron a los fiscales si querían aplazar su alegato final hasta la audiencia del 4 de marzo, tras el voto.

En este juicio, se intenta esclarecer los hechos que ocurrieron en la noche del 27 al 28 de mayo de 2010

La fiscal Ilda Bocassini respondió que no necesita esta pausa y lamentó que no es justo que “el peso excesivo de un aplazamiento” recaiga sobre la Fiscalía.

En este juicio, el más polémico y mediático de los que tiene pendientes, se intenta esclarecer los hechos que ocurrieron en la noche del 27 al 28 de mayo de 2010, cuando en una comisaría de policía se recibió la llamada del entonces primer ministro para pedir la puesta en libertad de Ruby, quien había sido detenida por un robo.

Esa llamada, según la Fiscalía, constituye un delito de abuso de poder, pues considera que presionó en su condición de jefe del Gobierno para que liberaran a la joven, algo que Berlusconi asegura que hizo por motivos institucionales y para evitar un conflicto diplomático con Egipto, al pensar que era la sobrina del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak.

En este proceso, también los fiscales sostienen que Berlusconi mantuvo relaciones sexuales pagadas en trece ocasiones con Ruby cuando esta tenía 17 años, entre febrero y mayo de 2010, con ocasión de las numerosas fiestas privadas a las que fue invitada la joven marroquí en su residencia en Arcore, próxima a Milán.