Publicado el 21 de ene de 2013 12:02 pm |

  comentarios

(Bogotá, 21 de enero. EFE) Guerrilleros del frente 33 de las Farc atacaron el domingo con granadas la estación de Policía de Hacarí, un pueblo del departamento de Norte de Santander, fronterizo con Venezuela, denunciaron hoy fuentes oficiales.

Un portavoz de la Policía de Norte de Santander que pidió el anonimato dijo a Efe que “este hostigamiento duró media hora y no dejó a ningún policía lesionado”.

De acuerdo a la fuente, el ataque tuvo lugar entre las 18.50 hora local (23.50 GMT) y las 19.20 hora local (00.20 GMT del 21 de enero), horas antes de la medianoche de ayer, cuando terminó el alto al fuego declarado por la guerrilla durante la temporada navideña.

“La Policía, el Ejército y la Fuerza Aérea repelieron el hostigamiento en tierra y con sobrevuelos”, agregó, al matizar que tampoco resultó herido ningún miembro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc).

Los insurgentes atacaron con granadas de 40 milímetros contra la estación, según la Policía.

El líder guerrillero Rodrigo Granda, delegado por la cúpula del grupo subversivo para la negociación de paz de La Habana, dijo hoy en RCN Radio que en los dos meses de cese el fuego unilateral no consideran violado su compromiso.

Granda justificó que los guerrilleros se han defendido de ataques militares y que sólo en algunas partes se perpetraron acciones ofensivas porque “no alcanzó a llegar oportunamente la orden” del cese de las hostilidades.

Por su parte, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, consideró ayer que hubo un cumplimiento “relativo” de la tregua, mientras que la Defensoría del Pueblo contó 57 infracciones.

Hacarí es un municipio de la región del Catatumbo, conocida así por el nombre del río que la baña, un histórico escenario del conflicto interno armado junto con el suroeste del país.

En esta selvática zona ha habido tradicional presencia del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y de las Farc, así como remanentes del Ejército Popular de Liberación (EPL), desmovilizado en 1991, y numerosas bandas dedicadas al narcotráfico, pues en el Catatumbo hay extensas plantaciones de coca.