Publicado el 21 de ene de 2013 6:54 pm |

  comentarios

Foto: Ana Vanessa Herrero / Noticias24

(Ginebra, 22 de enero – EFE).- Sus elevadas tasas de empleo informal, así como la previsible disminución de la productividad, son los dos principales retos que afrontará Latinoamérica en 2013, señaló hoy la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Si bien es cierto que la región emergió más rápido que el resto de las secuelas de la crisis económica que sacude desde hace más de cinco años a Europa y Estados Unidos -sus dos principales mercados-, el problema de la informalidad es acuciante en varios países.

La tasa regional de 6,6 por ciento de desempleo -frente al 5,9 de promedio mundial- esconde realidades como la de Bolivia, donde el empleo informal supera el 80 por ciento, o las de Perú, Colombia y Paraguay, con más del 60 por ciento.

Aunque el trabajo informal “siguió disminuyendo” en América Latina, se mantiene como una característica extendida y en todos los países supera el 40 por ciento, según muestra el informe “Tendencias Mundiales del Empleo” que los responsables de la OIT presentaron en Ginebra.

Director del sector de empleo de la OIT

El director ejecutivo del sector de empleo de la OIT, José Manuel Salazar-Xirinachs, destacó en la presentación que la región latinoamericana ha mostrado una enorme resistencia en los tres últimos años, gracias a las medidas de estímulo fiscal implementadas por los gobiernos y a los altos precios de las materias primas (petróleo y metales) en los mercados internacionales.

Esas condiciones permitieron que el número de trabajadores pobres -con ingresos menores a dos dólares diarios por personas- se redujera, en algunos casos de manera considerable.

El experto sacó a relucir el ejemplo de Brasil, que consiguió sacar a buena parte de sus trabajadores de la precariedad gracias a políticas sociales orientadas a ese fin, al salario mínimo y al crecimiento de su economía en general.

Productividad “talón de Aquilés”

No obstante, la productividad sigue siendo un “talón de aquiles” para los países latinoamericanos, pues a pesar de la evolución positiva de la economía regional, esa sólo mejoró “modestamente”, según el análisis de la OIT.

Las actuales condiciones internacionales hacen incluso probable una disminución de la productividad, lo que preocupa al organismo por tratarse de un factor “crucial para reducir el número de trabajadores pobres y el empleo vulnerable” en Latinoamérica, comentó Salazar-Xirinachs.

Como muestra de esta tendencia, mencionó que el 16 por ciento de empleo en la región corresponde a la agricultura -sector con limitada productividad- y que en el sector industrial el empleo sólo ha subido en 7 de los 17 países que se analizaron para el informe.