Publicado el 24 de ene de 2013 10:15 am |

  comentarios

Foto: El jugador del Arsenal, Jack Wilshere, anota ante Swansea City, durante el juego de la FA Cup en el estadio Emirates, en Londres (R.Unido)

(Londres, 24 de enero. EFE).- La final de la Copa de la Liga inglesa (Capital One Cup) enfrentará el 24 de febrero a dos rivales inesperados, el “Spanish” Swansea de Michael Laudup, ascendido a la primera división la pasada temporada, y el modesto Bradford, de cuarta categoría.

Los de Laudrup, liderados por una de las revelaciones de la Premier esta campaña, el español Miguel Pérez “Michu”, se deshicieron anoche del Chelsea en el penúltimo partido de la competición para alcanzar por primera vez en la historia del club una final del máximo nivel.

Hasta ahora, los mayores éxitos de los “Swans” se remontaban a las semifinales de la Copa de Inglaterra (FA Cup), que alcanzaron en 1926 y 1964, y a las primeras rondas de la Recopa de Europa que disputaron hace más de dos décadas.

Los de Laudrup lucharán en esta ocasión en el estadio de Wembley para suceder como campeones de la tercera competición inglesa, tras la Premier y la FA Cup, al Liverpool, que el pasado año se impuso en los penaltis al Cardiff City (2-2).

Con ocho trofeos de la Copa de la Liga en sus vitrinas, los “reds” son el equipo que más veces ha conquistado una competición que comenzó a disputarse en 1960, por delante del Aston Villa, que la ha ganado en cinco ocasiones.

“Es fantástico estar en una final por primera vez y, si añades que hemos batido al ganador de la Liga de Campeones para lograrlo, es increíble”

En la Premier, el Swansea pelea por acercarse a los puestos europeos, a cinco puntos de distancia, mientras “Michu”, un recién llegado a Inglaterra procedente del Rayo Vallecano, deslumbra con sus goles.

Arropado por tres compatriotas en la plantilla del club galés -Chico Flores, Pablo Hernández y Ángel Rangel-, el ovetense, de 26 años y renovado esta misma semana, acumula 16 tantos este curso, 13 de ellos en liga, que le convierten en el cuarto máximo goleador de la Premier, por detrás de estrellas consolidadas como el holandés Robin Van Persie, el uruguayo Luis Suárez y el francés Demba Ba.

“Es fantástico estar en una final por primera vez y, si añades que hemos batido al ganador de la Liga de Campeones para lograrlo, es increíble”, afirmó Laudrup tras eliminar al Chelsea.

El danés describió como un “pequeño cuento de hadas” para el Swansea haber alcanzado la final de la Copa de la Liga, solo comparable al “gran cuento de hadas” que vivirá el Bradford, según el técnico.

Foto: El jugador del Swansea City, Kemy Agustien, pelea por el control del balón con el jugador del Arsenal Francis Coquelin (izda), durante el partido de la tercera ronda de la Copa FA inglesa que disputan en el estadio Emirates de Londres, el 16 de enero del 2013 / EFE

El equipo que entrena el excentrocampista inglés Phil Parkinson, décimo de la League Two (cuarta división inglesa) ha derribado a tres conjuntos de la Premier en su camino hacia la final.

Superó en octavos, en los penaltis, al Wigan del español Roberto Martínez e hizo tambalear al Arsenal de Arsène Wenger en cuartos al superarles, también desde los once metros, en los cuartos de final.

La sorpresa del Bradford, un conjunto con 110 años de historia a sus espaldas que conquistó la Copa de Inglaterra en 1911, se confirmó en las semifinales, cuando los apodados “Bantams” se deshicieron del último escollo que les cortaba el paso hacia Wembley, el Aston Villa.

“Creo que va a pasar algún tiempo hasta que la gente se dé cuenta de la enormidad de lo que han logrado. Han hecho historia”, afirmó tras la semifinal el presidente del club, Mark Lawn.

La entidad, que se ha declarado en suspensión de pagos en dos ocasiones desde 2002, ha ingresado hasta el momento 1,3 millones de libras (1,6 millones de euros) gracias a la Copa de la Liga, un capital que le ha servido para sufragar su déficit acumulado.

En febrero, los aficionados ingleses vivirán una final inédita en una competición que acostumbra a dar sorpresas, como la victoria del Birmingham ante el Arsenal (1-2) hace dos temporadas o el tropiezo del Chelsea ante el Tottenham en 2008 (2-1).

Foto: El entrenador danés del Swansea City, Michael Laudrup, observa el partido de la tercera ronda de la Copa FA inglesa que disputan frente al Arsenal en el estadio Emirates de Londres / EFE

Por Guillermo Ximenis / EFE