Publicado el 26 de ene de 2013 7:23 am |

  comentarios

REUTERS/Claudio Reyes

Santiago de Chile, 25 ene (dpa) – Líderes latinoamericanos y europeos, entre ellos la alemana Angela Merkel, el español Mariano Rajoy, la brasileña Dilma Roussef y el cubano Raúl Castro, se reúnen desde este sábado y durante dos días en Santiago de Chile bajo el calor del verano austral en la cumbre Celac-UE.

En la capital chilena habrá 45 jefes de Estado y de gobierno que debatirán bajo el lema “Alianza para un desarrollo sustentable: promoviendo inversiones de calidad social y ambiental”, con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, como anfitrión.

Pero todo apunta a que el protagonismo se lo repartirán entre dos: Raúl Castro y Angela Merkel.

Castro, quien en 2008 asumió la presidencia de la isla, no ha acudido nunca a una de estas reuniones entre latinoamericanos y europeos, por lo que esta cumbre es una especie de presentación en sociedad. El líder cubano llegó hoy a Santiago de Chile despertando gran expectación mediática.

Y es que el presidente Piñera confirmaba hoy que le pedirá la “mayor colaboración” para el esclarecimiento del crimen del congresista Jaime Guzmán en 1981, uno de cuyos presuntos autores reside en Cuba: Juan Gutiérrez Fischmann, casado en los años 80 con Mariela Castro, hija del actual presidente cubano.

Raúl Castro acude esta vez al foro porque Cuba asume el lunes la presidencia rotatoria de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Raúl Castro acude esta vez al foro porque Cuba asume el lunes la presidencia rotatoria de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la organización que nació a finales de 2011 para reunir bajo un mismo paraguas a todos los países del continente americano con la excepción de Estados Unidos y Canadá.

Merkel será la otra estrella del Espacio Riesco, el centro de convenciones en el que se celebra la cita.

La canciller alemana es la dirigente más poderosa de una Unión Europea (UE) sumida aún en la peor crisis económica y financiera desde el nacimiento de la moneda común, un bloque en el que la germana ha impuesto unas recetas de austeridad que están complicando la vuelta al crecimiento económico de los países del sur. Como la España de Rajoy, estancada en la recesión y con una tasa de desempleo que supera ya el 26 por ciento.

El gran ausente será el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, convaleciente en Cuba de la última operación a la que se sometió por el cáncer que padece.

Los líderes de los países europeos, sobre todo el de España, dejan el frío del Viejo Continente y llegan a Santiago de Chile contemplando a sus socios como parte de la solución a las turbulencias que atraviesan.

Y los países latinoamericanos son conscientes de ello. “Lo que tenemos en América Latina es lo que necesita Europa para salir de la crisis en la que se encuentra”, manifestó estos días el ministro de Economía chileno, Pablo Longueira.

Y es que la región, en la que se inserta la sexta economía global, el Brasil de Rousseff, siguió creciendo pese a la crisis internacional y está al borde del pleno empleo.

Las estimaciones hablan de un promedio de crecimiento del 3,8 por ciento y de un desempleo del 6,2 por ciento para este año. Una región con gran potencial para inversiones europeas, por ejemplo en Brasil, que realiza obras de infraestructuras para, entre otras cosas, el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

En el encuentro de Santiago, la séptima de estas reuniones bienales que latinoamericanos y europeos celebran desde 1999, se hablará mucho de inversiones, un tema que genera fricciones sobre todo entre España, por un lado, y Argentina y Bolivia, por el otro, después de las nacionalizaciones de empresas españolas que ha habido en el último año en esos dos países.

La UE sigue siendo, pese a la crisis en la que se encuentra, el primer inversor en la región, donde su inversión acumulada supera a la que suma en China, Rusia e India juntas. Y la región latinoamericana ha emprendido ya el camino inverso y muchas de las llamadas multilatinas están invirtiendo en el Viejo Continente y comprando empresas endeudadas.

La Cumbre Celac-UE reúne a delegaciones de 60 países: los 33 latinoamericanos y caribeños y los 27 del bloque europeo. Juntos representan más del 30 por ciento del PIB mundial y tienen una población de 1.100 millones de personas.