Publicado el 26 de ene de 2013 3:43 pm |

  comentarios

Foto: EFE/Marcelo Hernández

(Santiago de Chile, 26 de enero. EFE).- Los países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) y de la Unión Europea (UE) aprobaron hoy por aclamación la declaración de la cumbre de Santiago de Chile, así como su plan de acción para el periodo 2013-2015.

Video: VTV, 26 de enero de 2013

El texto de la declaración, al que tuvo acceso Efe, deja claro que las dos regiones reconocen la importancia de marcos reguladores “estables y transparentes” que proporcionen “certidumbre legal para los operadores económicos” en el contexto de impulsar inversiones de calidad social y medioambiental.

Antes, el presidente chileno, Sebastián Piñera, inauguró la Cumbre Celac-UE con un llamamiento a superar el asistencialismo para construir una verdadera estrategia de cooperación entre Europa y Latinoamérica.

Ante los presidentes y jefes de delegaciones de los 60 Estados invitados a esta cita, Piñera invitó a “crear una nueva alianza estratégica, con una relación menos vertical y más horizontal, evolucionando desde la asistencia hasta la verdadera cooperación”.

“Esta cumbre no es solo útil, es necesaria; no solo es oportuna, es urgente”, declaró el anfitrión del encuentro, que arrancó en la tarde de este sábado en el centro de convenciones Espacio Riesco, situado en las afueras de la capital chilena.

El gobernante chileno apuntó que, “si bien la Unión Europea llega a esta cumbre en medio de una dolorosa crisis”, ésta sigue siendo “la economía más grande del mundo”, con un valioso legado cultural, científico y de respeto a la democracia y los derechos humanos.

Por su parte, Piñera resaltó que, aunque América Latina y el Caribe sigue sufriendo “altos niveles de pobreza y desigualdad”, es una región que “está experimentando un verdadero renacimiento, que ha aprendido de los errores del pasado”.

“Necesitamos más y mejores inversiones de calidad, tanto en América Latina como en Europa”

Los 60 países que participan en esta Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños y la Unión Europea (Celac-UE) representan un tercio de los Estados del mundo, reúnen a 1.100 millones de personas y suponen un tercio del PIB mundial, apuntó.

La UE es el principal inversor en América Latina, con un 43 % del total, pero, según dijo Piñera, en los últimos años este flujo se ha debilitado, mientras que el flujo en sentido inverso se ha fortalecido.

Además, esas inversiones proceden en su mayoría de España, Reino Unido y Francia, y se destinan principalmente a Argentina, Brasil y Chile.

“Necesitamos más y mejores inversiones de calidad, tanto en América Latina como en Europa”, apuntó el presidente, quien añadió que el comercio bilateral muestra un “tremendo dinamismo”, con un crecimiento promedio del 13 % anual, hasta sumar 300.000 millones de dólares al año.

Van Rompuy destaca ante la Celac la resolución de la UE de superar su crisis

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, garantizó hoy que el bloque europeo ha tomado medidas “resolutivas” para superar la crisis del euro. “Les aseguro que la UE ha tomado acción resolutiva para solventar la crisis en la eurozona”, destacó Van Rompuy ante los mandatarios europeos y latinoamericanos, aunque reconoció por otro lado que “aún queda mucho por hacer para profundizar en nuestra unión económica y financiera”.

Van Rompuy celebró que, por primera vez, los países latinoamericanos y caribeños participen unidos bajo la Celac en una cumbre con la UE, y recordó que el bloque europeo, “con gran experiencia de integración”, apoya las ambiciones de cooperación política, social y económica que representa esa nueva organización.

“Los países de la Celac juegan un papel importante en la comunidad internacionalno sólo económica, sino también políticamente. Tenemos que seguir siendo ambiciosos”

También consideró que “la globalización significa que nuestros destinos económicos están entrelazados”, y abogó por trabajar juntos para superar retos como la crisis económica.

“Valoramos nuestra relación con la Celac profundamente, porque sabemos que tenemos en ustedes un socio fuerte”, declaró.

“Los países de la Celac juegan un papel importante en la comunidad internacional no sólo económica, sino también políticamente. Tenemos que seguir siendo ambiciosos”, concluyó el presidente del Consejo Europeo.

Van Rompuy señaló además que, en esta cumbre, tanto europeos como latinoamericanos defenderán el incremento de sus esfuerzos contra las desigualdades y el cambio climático, en favor de la paz y por erradicar la violencia contra las mujeres y fortalecer el multilateralismo en los foros internacionales.

Asimismo, subrayó que las partes acordarán promocionar inversiones de calidad con repercusión social y respetuosas con el medio ambiente.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, matizó que “la crisis global y sus ramificaciones han puesto de manifiesto que ninguna nación puede prosperar a costa de otra”.

Recordó que Europa ha ayudado a crecer a América Latina en la última década, y reconoció “un momento complejo del ciclo económico”.

Mientras que en Europa “las acciones comienzan a dar sus frutos, aunque con un crecimiento marginal en 2013″, América Latina crece “pero se enfrenta a otros problemas como la desigualdad”, dijo sobre la coyuntura.

Para concluir recordó el acuerdo de libre comercio ratificado a finales de año por el Parlamento Europeo con Colombia y Perú, así como el de asociación con seis países de Centroamérica y el acuerdo de asociación económica (EPA) con las naciones del Caribe.

Ahora “queremos avanzar negociaciones con Mercosur”, adelantó sobre un diálogo que no da frutos y que comenzó en 1999.

Este contexto le permitió abogar por “economías más abiertas que permitan más comercio”.

“Las aspiraciones de nuestros pueblos están en el corazón del trabajo de nuestros Estados”, resumió Van Rompuy, quien concluyó su alocución recitando en español un poema de la poetisa chilena Gabriela Mistral, la primera persona de América Latina en recibir un Premio Nobel de Literatura, en 1945.