Publicado el 27 de ene de 2013 7:24 pm |

  comentarios

Video: EFE, 27 de enero de 2013

(Madrid, 26 de enero. EFE).- Durante décadas las flores artificiales han sido las grandes incomprendidas, pero ahora su pulcro diseño, las texturas y los tonos en los que se presentan constituyen una auténtica novedad en la decoración del hogar, donde se abren un hueco por derecho propio.

La nueva generación de flores artificiales para el hogar no tiene complejos y luce en los lugares más llamativos de la casa, tan delicadas como si se tratara de flores naturales.

Susana García, jefa de producto de los establecimientos Sia, manifestó que este tipo de flores “no solo han dejado de ser incomprendidas, se han convertido en un complemento imprescindible que convive con las flores y plantas naturales sin necesidad de depender de la estación del año”.

Lilas, calas u orquídeas, todo tipo de flores se presentan con minuciosos acabados en tela, terciopelo o látex y reproducen texturas idénticas al modelo que imitan para intentar lograr el tacto de la original.

El color se añade pintado a mano, utilizando degradados, de esta manera se plasman detalles casi imperceptibles que se encuentran en las plantas y flores naturales, incluso se imitan las imperfecciones en tallos, pétalos y hojas. Este tipo de acabado es lo que ofrece una alta calidad y favorece que la flor no envejezca. Incluso se pueden lavar.

“La flor artificial está destinada a todos aquellos que amen y les gusten las flores”, indicó García.