Publicado el 28 de ene de 2013 7:01 am |

  comentarios

(Tallin, 28 de enero. AFP) - Tallin se ha convertido en 2013 en la primera capital europea con transporte público gratuito para todos sus habitantes, una manera de reducir los atascos y la contaminación.

Desde principio de año, los tallineses tienen que presentar una nueva tarjeta verde al subir a los autobuses, los tranvías o los trolebuses, pero el trayecto es totalmente gratis.

“Es aún tan nuevo que muchas veces me olvido de hacerlo”, dice a la AFP Pavel Ilmajarv, un hombre de 19 años al subir a un autobús en el centro de la capital estonia. “Antes tenía una tarjeta mensual y no necesitaba presentarla a cada vez. Pero no me voy a quejar: la gratuidad de los transportes es súperpráctica, me encanta”, explica.

La gratuidad está reservada a los 420.000 habitantes de Tallin. Sólo hay que pagar la tarjeta magnética personal que demuestra la condición de residente de la ciudad y que cuesta dos euros.

“Tuvimos esta idea hace justo un año y constatamos que en las primeras semanas la cantidad de gente que utiliza los transportes públicos aumentó, por lo tanto decidimos aumentar el número de autobuses en servicio”, explica a la AFP el alcalde adjunto de Tallin, Taavi Aas. La mitad de los habitantes de la capital ya han utilizado el nuevo sistema, según el ayuntamiento.

Pero para el municipio, la gratuidad tiene un coste. “Este año nos quedaremos sin los 12,4 millones de euros de la venta de billetes, una suma que cubría un 23% de la totalidad de los costes del transporte público de Tallin”, explica Toomas Pirn, portavoz del ayuntamiento.

“Una parte de esta suma está compensada por el aumento de los impuestos correspondientes a la llegada de nuevos habitantes. El año pasado la población de Tallin aumentó en 3.686 personas y continúa aumentando”, añade.

El objetivo de la operación es luchar contra los embotellamientos y la contaminación

El objetivo de la operación es luchar contra los embotellamientos y la contaminación.

“Esperamos limitar el número de vehículos en circulación en la ciudad y reducir la contaminación del aire. Según los estudios los vehículos son los que más contaminan en Tallin”, asegura Pirn.

“Hasta ahora más o menos la mitad de los habitantes utilizaban el transporte público. Tomará tiempo evaluar la cantidad de vehículos que se quedarán en los garajes por la gratuidad de los transportes públicos”, explica el portavoz municipal.

Pero en este pequeño país de 1,3 millones de habitantes, los no residentes de la capital protestan. “Soy estudiante en Parnu (este) y para mí el transporte público no es gratuito. Esta medida es muy injusta para los que no viven en Tallin. En las zonas rurales la gente gana en general menos dinero que en la capital”, dijo Eve a la AFP, una estudiante de 26 años. Un billete de transporte cuesta 1,60 euros.

Tallin aspira a hora al título de Capital Verde de Europa, que este año la Comisión Europea atribuyó a Nantes, en Francia. “Esperamos tener esta distinción en 2018. El hecho de ser la primera capital europea en instaurar la gratuidad de los transportes públicos para todos sus habitantes nos ayudará a obtener el título”, espera el vicealcalde, Taavi Aas.