Publicado el 28 de ene de 2013 10:41 am |

  comentarios

Foto: Archivo Noticias24

(Bogotá, 28 de enero. AFP) La guerrilla colombiana ELN advirtió este lunes a las autoridades que los operativos de rescate de seis secuestrados, entre ellos dos geólogos peruanos y un canadiense, ponen en riesgo sus vidas y responsabilizó al gobierno en caso de un “desenlace lamentable”.

“El ELN tratará de salvaguardar la integridad de los retenidos teniendo en cuenta que el vasto operativo emprendido por la fuerza pública pone en riesgo la vida de dichas personas y es responsabilidad del gobierno cualquier desenlace lamentable”, reseñó el texto publicado en su página web www.eln-voces.com.

Pese a que el grupo guerrillero inicialmente había confirmado el secuestro de cinco empleados de la empresa minera canadiense Inversiones Kumi el pasado 18 de enero en el norte de Colombia, en el comunicado de este lunes se refirió a seis personas retenidas, sin suministrar sus identidades.

Las autoridades colombianas desarrollan operaciones terrestres y aéreas en Bolívar desde el primer día del plagio y han ofrecido una recompensa de 100.000 pesos (unos 56.000 dólares) por información que lleve a localizar a los trabajadores y capturar a los responsables del secuestro.

La guerrilla justificó el secuestro como parte de la “defensa soberana de los recursos mineros que el gobierno nacional viene entregando a las compañías extranjeras”.

El Ejército de Liberación Nacional (ELN, guevarista), la segunda guerrilla más importante de Colombia, despues de las Farc, tiene 48 años de lucha armada y cuenta en la actualidad con unos 2.500 combatientes.

El ELN exigió que los parques naturales y páramos, territorios de reserva indígena o de afrodescendientes sean resguardados de la explotación de la minería y del petróleo, e hizo una lista de reivindicaciones a las trasnacionales petroleras, entre las que destaca un “impuesto social”.

El grupo rebelde, que ha expresado voluntad de incorporarse a las negociaciones de paz que desde fines de 2012 llevan a cabo las Farc y el gobierno colombiano en Cuba, ha tenido en los años recientes como principal objetivo de sus ataques a la industria petrolera.