Publicado el 30 de ene de 2013 4:48 pm |

  comentarios

(Caracas, 2 de febrero. Noticias24) - El mundo en los últimos años ha sufrido voraces incendios y explosiones que han marcado el acontecer internacional. Una de los más impactantes fue el que ocurrió el pasado 27 de enero en la discoteca Kiss de la ciudad de Santa María, Brasil, donde murieron 233 personas producto de un artefacto pirotécnico.

Según reportó la agencia EFE, los bomberos tardaron cerca de tres horas en apagar las llamas y cuando finalmente pudieron ingresar en el lugar se encontraron con muchos cadáveres amontonados a pocos metros de la puerta de salida.

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, tuvo que abandonar la cumbre de la Celac-UE, que se celebraba en Santiago de Chile, para dirigirse a Santa María, donde visitó el hospital de la Caridade, uno de los que más heridos recibió, y el Centro Deportivo Municipal, improvisado como depósito de cadáveres.

Una catástrofe de esa magnitud por un incendio no se registraba en Brasil desde el 17 de diciembre de 1961, cuando el Gran Circo Americano fue arrasado por el fuego durante una función en la ciudad de Niteroi, vecina de Río de Janeiro, con el saldo trágico de 503 muertos, según datos extraoficiales.

Esta tragedia no ha sido la única, varios clubs y locales nocturnos en el mundo han sido escenarios de pérdidas humanas y materiales.

Tragedia de Halloween en Madrid

Video: Youtube

La agencia de noticias AFP reseñó el 1 de noviembre de 2012 que una fiesta para miles de personas fue escenario de una avalancha humana en la que cuatro mujeres entre 18 y 25 años murieron aplastadas en el estadio de Madrid Arenas.

La tragedia se desató a las cuatro de la madrugada “cuando se empezaron a recibir llamadas comunicando que se había producido una avalancha dentro del estadio Madrid Arena”, local con capacidad para 10.000 personas donde se celebraba una macrofiesta de Halloween, explicó a la AFP una portavoz policial.

Este incidente fue provocado por una bengala que fue lanzada en el interior del estadio, según los primeros elementos de la investigación, la avalancha se habría producido en un pasillo del local, donde miles de jóvenes, muchos disfrazados para la ocasión, bailaban al ritmo de la música electrónica en una fiesta de temática terrorífica.

Personas que asistieron al evento denunciaron que en el recinto tiene aforo para 10.000 personas, sin embargo, aseguraron que los ciudadanos que estaban en la fiesta de Halloween sobrepasaba esa cantidad.

Por otro lado, el vicealcalde de Madrid, Miguel Ángel Villanueva, afirmó al diario “El Mundo” de España “que no existía exceso de aforo en el recinto”.

Indicó que el espacio donde se realizó el festejo en la ciudad española tiene una capacidad para 10.600 personas y la empresa encargada de la organización vendió 9.650 entradas, por lo que a su juicio, no había inconveniente con los accesos a las salidas.

Foto: Archivo. AFP

Tragedia en local nocturno de Rusia

El 4 de diciembre de 2009, más de 150 personas murieron en una explosión en un club nocturno en el centro de la ciudad rusa de Perm, reseñó ese día la agencia internacional Reuters.

Este penoso accidente fue causado por petardos, siendo éste un tipo de fuego pirotécnico generalmente de papel o de cartón, que se rellena con pólvora o con otro explosivo y que se cierra dejando libre una mecha. Al prenderle fuego, se produce una detonación que varía en potencia y efecto luminoso en función del relleno.

“Está claro que los dueños del club y organizadores de ese espectáculo son unos canallas irresponsables”, así calificó el expresidente de la nación rusa, Dmitri Medvédev, a los responsables de este hecho.

La gerente ejecutiva del club, su director artístico, a unos de los propietarios y al director de la compañía que instaló los fuegos artificiales fueron acusados de violación de las normas de seguridad y prevención de incendios.

Foto: Archivo. Reuters

Cinco muertos dejó la explosión de una granada en Colombia

El 1 de enero de 2009, cinco indígenas de la comunidad kankuama murieron y 67 resultaron heridos por la explosión de una granada en una discoteca en Atánquez, en el departamento del Cesar, Colombia.

Este lamentable acontecimiento fue culpa de un sujeto que arrojó un artefacto explosivo cuando más de 150 indígenas kankuamas bailaban en la celebración de la llegada del año nuevo

Betoven Arlan Ariza, quien es coordinador de territorios de esa etnia explicó a la agencia de noticias EFE lo sucedido. “Anoche, después de las 11 de la noche, estábamos en una caseta que se llama ‘patio fresco’, cerca de la estación de policía, cuando cayó una granada en medio de la pista de baile y murió allá una persona y después otras cuatro más“, indicó.

Ariza recordó que en 2003 y en 2004 se adoptaron a instancias de la Organización de Estados Americanos (OEA) medidas cautelares y provisionales para su comunidad “a raíz de un proceso sistemático de exterminio” por parte de grupos paramilitares.

El aborigen declaró que hechos como este evidencian la necesidad de que se mantengan ese tipo de medidas provisionales y cautelares, y rechazó la intención del Gobierno colombiano de suprimirlas.

Bomba lacrimógena deja sin vida a cinco personas en discoteca de Perú

El 25 de diciembre de 2008, una persona lanzó una granada lacrimógena al interior de un local nocturno llamado “El Boom”, ubicado en la ciudad de Juliaca, en Perú, donde cinco personas murieron por asfixia y seis resultaron heridas, reseñó la agencia de noticias AFP.

Entre los fallecidos hay tres mujeres y dos varones. Los heridos fueron internados en el hospital Carlos Monje en Juliaca.

La policía detuvo a siete sospechosos que lanzaron piedras a la discoteca luego que la granada fuese arrojada.

La tragedia desató la ira de un grupo de pobladores que intentó quemar la discoteca una vez evacuada, pero el fuego pudo ser controlado luego por los bomberos

Aunque las autoridades gubernamentales de los países que fueron afectados por estas tragedias actuaron de manera contundente para atender a las familias afectadas y buscar los responsables de estos hechos, cabe destacar, que durante este trabajo se ha evidenciado que en estos locales nocturnos no han existido un mecanismo preventivos para evitar los acontecimientos narrados previamente.

Por: Ronald Romero / Equipo de investigación de Noticias24