Publicado el 03 de feb de 2013 2:39 pm |

  comentarios

Foto: AP

(París, 3 de febrero. AP) — David Beckham ha ganado campeonatos de liga en tres países de dos continentes, obtiene millones de dólares en patrocinios y su nombre prácticamente es sinónimo con la celebridad misma. Hasta tiene su propia marca de colonia. Así las cosas, ¿por qué se toma el trabajo de sentarse en el banco del Paris-Saint Germain?.

Su alteza real del fútbol no necesita el dinero —y dice que donará su sueldo en el PSG a obras de caridad-, pero sí requiere comenzar a pensar en lo que hará en la vida después de que termine su carrera como futbolista. Con 37 años, Beckham es prácticamente un dinosaurio del deporte, y en su primera conferencia de prensa con el equipo el jueves reconoció que probablemente no estará como titular en la cancha.

En lugar de ello, es posible que el astro británico esté armando un plan para su vida después de que escuche el silbatazo final de su carrera futbolística. Ellis Cashmore, sociólogo que escribe sobre deportes y cultura de los medios en la Universidad de Staffordshire, dijo que la exposición prolongada ante los ojos del público siempre es útil a las celebridades que tratan de construir imperios. De esa manera, el acuerdo con el PSG tiene un doble propósito: mantiene su nombre en el candelero por más tiempo y atrae mayor atención a sus contribuciones caritativas.

“Cuando deje de jugar, algo que va a suceder bien pronto, el atractivo de su marca inevitablemente perderá fuerza porque inevitablemente nos olvidaremos de este hombre”, dijo Cashmore. “Es probable que esté pensando: ‘quiero estar un poco más en el escaparate”’.

“El hombre es un atleta. Quiere hacer lo que le encanta”

Pero Cashmore también advierte que no hay que ser demasiado cínicos al evaluar los motivos de Beckham: “El hombre es un atleta. Quiere hacer lo que le encanta“.

Bruno Satin, agente de jugadores independiente, considera que la decisión de irse al PSG —aunque sea para estar en el banco— es un paso de crecimiento para Beckham.

“Para él, estar en el equipo PSG es estar a un mayor nivel que en el Galaxy de Los Angeles”, afirmó. “Para el mundo del fútbol, para el fútbol de verdad, el Galaxy de Los Angeles no es nada en el mapa”.

Algunos se preguntan si Beckham trata de evitar los notorios dedos fiscales del Estado francés con sus planes de donar su sueldo.

Pero Sandra Hodzic, abogada especializada en impuestos de la firma Salans, dijo que la deducción que una persona puede hacer sobre tales contribuciones es limitada. Sería más inteligente que el PSG donara directamente el salario del jugador y obtuviera con ello una amplia exención tributaria.

Hacer eso tendría un beneficio añadido para el club: la Uefa, la entidad directriz del fútbol europeo, obliga a los equipos a no perder dinero. La donación podría permitir al PSG descontar de sus libros prácticamente todo el sueldo de Beckham, una gran ayuda para un club conocido por pagar contratos muy saludables.

Mientras tanto, Beckham estará mucho mejor si no intenta convertirse en sujeto de cobro de impuestos en Francia. Hasta ahora, dice Hodzic, ha tomado las medidas apropiadas: su familia radica en Londres, él planea vivir en territorio francés sólo parte del tiempo y durante menos de seis meses, y su principal fuente de ingresos —sin importar si dona su sueldo o no— está fuera de Francia.

Beckham estará mucho mejor si no intenta convertirse en sujeto de cobro de impuestos en Francia

El agente de Beckham no devolvió las llamadas telefónicas para que comentara sobre los detalles del contrato.

Sin embargo, el hecho de que el salario vaya a una institución de caridad ha planteado la interrogante de qué obtiene el futbolista con su pase al club francés. Por una parte, probablemente todavía recibe derechos por el uso de su imagen. Las camisetas con su nombre ya se estaban agotando el viernes en la tienda de PSG en los Campos Elíseos.

Por otra, Satin dijo que la clave para comprender la lógica que llevó a Beckham a dar este paso podría ser tan simple como el eterno atractivo de París.

“El PSG se ha convertido en un club glamuroso, un club bastante agradable en una ciudad bella“, afirmó. “Está a sólo dos horas de Londres en el (tren) Eurostar”.