Publicado el 04 de feb de 2013 7:39 am |

  comentarios

Video: Euronews 4 / 2 / 2013

(Reino Unido, 04 de febrero. AFP) – Un esqueleto hallado en un estacionamiento de Leicester (centro de Inglaterra) resultó ser del rey Ricardo III, el monarca muerto en 1485 en el campo de batalla e inmortalizado por Shakespeare, anunciaron expertos este lunes.

“La conclusión académica de la Universidad de Leicester es que, más allá de toda duda duda razonable, el individuo exhumado en Greyfriars en septiembre de 2012 es efectivamente Ricardo III, el último rey de Inglaterra de la casa Plantagenet”, dijo el arqueólogo Richard Buckley que encabezó la investigación, desencadenando los aplausos del público.

Los restos mortales del soberano serán enterrados en la catedral de la ciudad, indicó la universidad.

Hasta ahora se sabía que el monarca, de siniestra reputación, había perecido en 1485 con las armas en las manos en la batalla de Bosworth Field, cerca de Leicester (centro de Inglaterra). Su muerte puso fin a la llamada guerra de “las dos rosas”.

Pero su cadáver nunca había sido hallado. Según algunos escritos, el rey reposaba en una capilla franciscana, destruida en el siglo XVI. Según otros rumores, su cuerpo habría sido tirado a un río.

A fines de agosto, expertos del departamento de arqueología de la universidad de Leicester habían iniciado las búsquedas bajo el suelo de un estacionamiento del centro de la ciudad.

A principios de septiembre, habían descubierto el cadáver bien conservado de un hombre, que presentaba sorprendentes indicios: una columna vertebral deformada y heridas que podían emparentarse con los mortales golpes que se le infligieron al rey en el campo de batalla.

El “misterio del rey del parking” ganó a toda la comunidad científica e hizo las delicias de la prensa sensacionalista.

William Shakespeare inmortalizó a Ricardo III como un tirano jorobado que hizo matar a dos sobrinos que le cerraban el paso hacia el trono de Inglaterra, inscribiendo así en la historia su detestable reputación.

Los científicos esperan que este descubrimiento permitirá aportar una nueva visión sobre sus dos años de reinado.