Publicado el 04 de feb de 2013 2:45 pm |

  comentarios

Foto: EFE

(Ciudad del Vaticano, 4 de febrero. EFE) – Benedicto XVI y el presidente italiano, Giorgio Napolitano, asistieron este lunes en el Aula Pablo VI del Vaticano a un concierto dirigido por Zubin Metha en honor del papa, del mandatario italiano que este año cumple el último de su mandato y el 84 aniversario de los Pactos Lateranenses.

El concierto fue ofrecido por la Embajada de Italia ante la Santa Sede y la Orquesta del Mayo Musical Florentino (de Florencia, Italia), dirigida por Metha, tocó “La Fuerza del Destino”, de Giuseppe Verdi, y la Sinfonía Número 3, “La Heroica”, de Ludwig van Beethoven.

Antes del concierto, Benedicto XVI, de 85 años, y Napolitano, de 87, mantuvieron un encuentro a solas durante 20 minutos, en una sala anexa a la Pablo VI, que se desarrolló en un ambiente de “gran cordialidad y estima recíproca”, precisó el Vaticano.

El Pontífice, prosiguió el Vaticano, “manifestó su atención por las importantes citas que esperan próximamente al pueblo italiano”.

Los italianos acudirán a las urnas en elecciones generales los próximos 24 y 25 de febrero.

El Papa y Napolitano también analizaron la situación internacional y mostraron su preocupación por la paz en las regiones “más atormentadas de mundo, como es Oriente Medio y África”.

Ya en el Aula Pablo VI y antes de comenzar el concierto, Napolitano recordó las veces que se ha reunido con el papa en este recinto para asistir a conciertos ofrecidos por él al Pontífice y resaltó que éste pone fin a sus siete años de mandato (que cumplen en mayo próximo, cuando se elegirá nuevo presidente de la República).

“Han sido siete años difíciles, difíciles no sólo para mi país en un mundo siempre más interdependiente”, dijo Napolitano, que recordó que las veces que se ha visto con Benedicto XVI han hablado de Italia, Europa, la paz, “la política entendida como dimensión esencial del ser humano y sobre las raíces ideales y morales del compromiso político”.

También destacó los Pactos Lateranenses, de 1929, que supusieron el nacimiento del Estado de la Ciudad del Vaticano, y resaltó las relaciones “serenas y de cooperación” entre la Iglesia y el Estado al servicio del bien común, “en el pleno respeto de la distinción entre la esfera política y la esfera religiosa”.

Al concierto asistieron el primer ministro saliente italiano, Mario Monti, los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados italiana, Renato Schifani y Gianfranco Fini, así como el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, y numerosos ministros.

Foto: EFE
Foto: EFE