Publicado el 05 de feb de 2013 9:27 am |

  comentarios

Video: Euronews 5 / 2 / 2013

(Chicago, 5 de febrero. AFP) – Un niño de 5 años que permaneció secuestrado cerca de una semana en un búnker en Alabama fue liberado el lunes tras un operativo policial en el que murió el secuestrador, indicaron las autoridades.

Según la policía, Jimmy Lee Dykes, un camionero jubilado de 65 años, raptó al niño hace seis días y lo tenía encerrado en un búnker, después de matar a un chófer de autobús escolar que intentó impedir el secuestro.

El niño, que fue identificado como Ethan, está en seguridad en el hospital de la ciudad de Dothan y “se encuentra bien”, indicó a la prensa Stephen Richardson, un agente del FBI en Midland City (Alabama).

Los policías habían dicho que temían que el niño estuviera en “peligro inminente” al ver que Jimmy Lee Dykes estaba armado.

El niño ya vio a su madre en el hospital de Dothan, una ciudad cercana de Midland City, se indicó.

“Es muy valiente. Tuvo mucha suerte”, dijo Richardson.

Los policías habían dicho que temían que el niño estuviera en “peligro inminente” al ver que Jimmy Lee Dykes estaba armado.

Se ríe, hace bromas, juega y come bien, todo lo que pueden esperar de un niño de cinco o seis años”, agregó.

Las negociaciones con el secuestrador acabaron mal, según el FBI, y por eso la policía recibió la orden de atacar el búnker a las 15H12 (21H12 GMT).

“El sujeto falleció”, dijo el portavoz del FBI refiriéndose a Dykes.

Según los vecinos, Dykes llevaba unos ocho días instalado en el búnker, indicó la televisión ABC News.

“Escuché una gran explosión y disparos”, dijo al canal CNN Bryon Martin, dueños de una casa cerca del bunker.

Hace una semana, cerca de la ciudad de Dothan, el secuestrador subió a un autobús escolar y exigió que varios niños lo siguieran.

Sin embargo, el conductor, un hombre de 66 años, se resistió, por lo cual el secuestrador lo mató y secuestró a uno de los niños y se escondió en el refugio subterráneo.

Según los vecinos, Dykes estaba instalado en el refugio subterráneo desde hacía unos ocho días.

El hombre, un ex soldado de la marina estadounidense, que se ocupaba del mantenimiento de aviones en los años sesenta, tenía a menudo ataques de furia y expresaba hostiles al gobierno.

Este secuestro es un enésimo episodio en la ola de incidentes con armas de fuego en Estados Unidos desde la tragedia de Newtown (Connecticut, noreste) ocurrida hace seis semanas, en la que un joven desequilibrado había matado a veinte niños en un escuela.

El presidente norteamericano Barack Obama presentó el 16 de enero pasado una ley para controlar la venta de armas de fuego y el lunes exhortó al Congreso a legislar rápidamente sobre ese tema.