Publicado el 05 de feb de 2013 3:10 pm |

  comentarios

Foto: Reuters

(Londres, 05 de febrero. AFP).- Los diputados británicos se pronunciaron el martes a favor del proyecto de ley para legalizar el matrimonio homosexual, en una primera votación en la Cámara de los Comunes considerada una etapa crucial en el camino para su adopción definitiva.

La iniciativa recibió el respaldo de 400 diputados, mientras que otros 175 votaron en contra, entre ellos cerca de 140 miembros del dividido Partido Conservador del primer ministro David Cameron, según las primeras estimaciones.

“Sé que hay opiniones fuertes en los dos lados. Pero creo que es un paso adelante importante para nuestro país”, dijo el primer ministro David Cameron reaccionando en Twitter luego de la votación.

“Es un día de orgullo y un importante paso adelante en la lucha por la igualdad en el Reino Unido”

Cameron, favorable a la legalización, indicó poco antes que el matrimonio homosexual hará que la sociedad británica sea “más fuerte”. Por una vez sus compañeros de partido no estaban sujetos a una consigna de voto.

El viceprimer ministro Nick Clegg estimó que era un “momento clave para la igualdad”.

A pesar del bochorno que supone para Cameron la falta de respaldo en su partido a dos años de las elecciones generales, la propuesta salió adelante gracias a una mayoría de laboristas y liberal demócratas.

“Es un día de orgullo y un importante paso adelante en la lucha por la igualdad en el Reino Unido”, proclamó el líder de la oposición laborista, Ed Miliband.

El proyecto de ley prevé legalizar el matrimonio civil entre personas del mismo sexo y permitir la celebración de bodas religiosas a las confesiones que deseen hacerlo, con la excepción explícita de las Iglesias de Inglaterra y de Gales oficiales.

La legalización de los matrimonios homosexuales, una promesa de campaña de los liberal demócratas, socios minoritarios de la coalición gubernamental, permitirá también a las personas que cambien de sexo permanecer casadas, algo que hasta ahora era ilegal.

Foto: Reuters

Se trata de una reforma modesta, puesto que el Reino Unido permite ya desde 2005 las uniones civiles entre parejas del mismo sexo, que tienen también derecho a adoptar hijos y a recurrir al alquiler de vientres, siempre que estas mujeres no reciban una remuneración en contrapartida.

Los diversos sondeos realizados sobre el tema muestran que más del 50% de los británicos están de acuerdo con esta reforma, por lo que contrariamente a otros países como Francia actualmente o España cuando se aprobó no ha sacado a la calle a la población.

Sin embargo, la iniciativa tiene también detractores de peso, empezando por la mayoritaria Iglesia de Inglaterra, cuyo nuevo primado, Justin Welby, reiteró el lunes su posición al asumir oficialmente su cargo de Arzobispo de Canterbury.

Los diversos sondeos realizados sobre el tema muestran que más del 50% de los británicos están de acuerdo con esta reforma

La Iglesia Católica, que defiende que el matrimonio sólo puede ser entre un hombre y una mujer, también se opone, pero otros grupos religiosos como los Quakers y algunas corrientes liberales del judaísmo se han declarado incluso dispuestos a celebrar matrimonios entre personas del mismo sexo.

El gobierno estimó recientemente que el matrimonio homosexual podía aportar hasta 14,4 millones de libras (22,6 millones de dólares, 16,7 millones de euros) a la economía británica, gracias a las celebraciones.

El texto, que fue presentado en enero por el gobierno, debe todavía superar varios trámites en las Cámaras de los Comunes y de los Lores antes de poder ser sometido al consentimiento real.

“Lo que dijo David Cameron es que quería que se aprobara en esta legislatura”, dijo este martes a la AFP una portavoz del ministerio de Cultura que no quiso aventurarse a especular sobre un calendario.

Hasta el día de hoy, 10 países del mundo, incluidos Argentina en 2010 y España en 2005, legalizaron los matrimonios homosexuales, y en otros como Francia o Uruguay hay proyectos de ley presentados que todavía no han recibido la aprobación definitiva.