Publicado el 11 de feb de 2013 10:30 am |

  comentarios

Foto: AFP

(Nueva Delhi, 11 de febrero. EFE) – Al menos 36 peregrinos murieron en una estampida ocurrida el domingo en la estación de trenes en Allahabad, en el norte de la India, donde se celebraba una fecha señalada de un festival hindú que acoge la mayor aglomeración humana del mundo.

Video: Youtube, 11 de febrero de 2013

Según informaron hoy las autoridades, unos 30 millones de personas se habían congregado durante la jornada de ayer domingo para conmemorar con baños purificadores el día más de mejores auspicios del Kumbh Mela, en la ciudad donde confluyen los ríos sagrados del Ganges y el Yamuna.

Decenas de miles de estos fieles se disponían a tomar distintos trenes para regresar a sus hogares cuando, pasadas las siete de la tarde del domingo, hora local, se registró la avalancha humana.

Algunos medios indios atribuyeron inicialmente la tragedia al colapso por sobrecarga de un puente que unía los andenes número 5 y 6, aunque fuentes oficiales y testigos desmintieron hoy a Efe que se hubiera roto ninguna estructura.

Los fieles se precipitaron por las escaleras y se aplastaron unos a otros en momentos de gran agobio que estuvieron precedidos de una carga policial, según testigos citados por parte de la prensa local.

unos 30 millones de personas se habían congregado durante la jornada de ayer domingo para conmemorar con baños purificadores el día más de mejores auspicios del Kumbh Mela

“De repente había al menos un centenar de personas encima de mí”, explicó el herido Shashi Bhaduri a la cadena televisiva NDTV.

De acuerdo con la Administración, 36 personas perdieron la vida, incluidas muchas mujeres y un niño de ocho años de edad, y otras varias resultaron heridas de diversa consideración.

“El número de peregrinos era excepcional. Unas cien mil personas estaban tomando trenes regulares y supletorios ese día”, explicó a Efe una fuente de la Autoridad de Ferrocarriles de la India.

La fuente rehusó atribuir el origen de la estampida a una carga policial y afirmó que su organismo está investigando las causas del siniestro tras recibir una orden del Gobierno regional de Uttar Pradesh, que ha fijado un plazo de un mes para concluir las pesquisas.

Agregó que las autoridades habían dispuesto medidas especiales, el recinto estaba vigilado con cámaras y fuerzas del orden y “casi todos los pasajeros” que se encontraban en la estación tenían sus preceptivos billetes.

El Gobierno regional ha defendido que la organización del festival era adecuada, aunque el ministro encargado del comité supervisor del evento, Azzam Khan, ha dimitido este lunes por “responsabilidad moral”, según la agencia IANS.

Algunos medios locales han criticado que sólo había un doctor en la estación y que la asistencia médica tardó dos horas en llegar al lugar donde se produjo la avalancha.

“Había demasiado ajetreo. No había suficiente espacio y costaba una barbaridad moverse incluso cien metros, por eso se tardó tanto tiempo en llegar”, argumentó a Efe el portavoz del departamento de Ferrocarriles para Norte y Centro de la India, Sandip Mathur.

Sin desmentir que la asistencia médica fuera tardía, Mathur aclaró que el recinto estaba dotado de seis puntos para primeros auxilios.

Desde mediados de enero y durante dos meses, la populosa Allahabad acoge el Maha Kumbh Mela, una edición especial del Kumbh Mela que se celebra cada doce años y en la que se espera la asistencia de unos cien millones de peregrinos de todo el país.

Allahabad fue una de las cuatro ciudades indias en las que, según una creencia milenaria hindú, cayó una gota del néctar de la inmortalidad que contenía una vasija que se derramó durante una disputa por su propiedad entre dioses y demonios.

De esa batalla mitológica nació el Kumbh Mela, o festival de la vasija, que además de en Allahabad se celebra en años alternos en Haridwar, Nasik y Ujjain, los otros puntos bañados por gotas de néctar caídas durante la lucha entre las fuerzas del bien y del mal.

Las estampidas son un fenómeno frecuente en las concentraciones multitudinarias de las celebraciones religiosas indias, debidas en gran parte a deficiencias en la gestión de las aglomeraciones o a la precariedad de las infraestructuras que rodean los lugares de culto.

En agosto de 2003, una avalancha ocasionó 39 muertos y cien heridos durante la celebración de otra Kumbh Mela, aunque en aquella ocasión fue en la localidad occidental de Nasik.

Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP