Publicado el 11 de feb de 2013 1:50 pm |

  comentarios

Foto: Daily Mail /Archivo

(Washington, 11 de febrero – EFE).- El Departamento de Defensa de Estados Unidos anunció hoy beneficios adicionales para los militares homosexuales, sus cónyuges y sus familias, entre los que figuran la concesión de permisos por emergencias, compensación en casos de discapacidad o muerte y asignación de tareas conjuntas.

“Es una cuestión de equidad fundamental que se otorguen beneficios similares a todos los hombres y mujeres de uniforme que sirven a su país”, explicó en un comunicado el secretario de Defensa, Leon Panetta.

El jefe del Pentágono precisó que, si bien se requieren “modificaciones sustanciales” de políticas y formación que tomarán tiempo, el objetivo es que los nuevos beneficios “estén disponibles con la mayor rapidez posible“.

“Es una cuestión de equidad fundamental que se otorguen beneficios similares a todos los hombres y mujeres de uniforme que sirven a su país”

Entre los beneficios para los militares homosexuales anunciados están los permisos por emergencias relacionadas con sus cónyuges, compensación en casos de discapacidad o muerte y la asignación de tareas conjuntas cuando los dos miembros de la pareja pertenecen a las Fuerzas Armadas.

Panetta también recordó, no obstante, que una de las limitaciones para lograr la igualdad plena de los homosexuales en las Fuerzas Armadas sigue siendo la Ley de Defensa del Matrimonio, vigente desde 1996 y que prohíbe al Gobierno federal el reconocimiento legal de las uniones entre personas del mismo sexo.

Esa ley está siendo revisada actualmente por la Corte Suprema y Panetta confía en que en algún momento el Departamento de Defensa pueda conceder todos los beneficios disponibles a los militares y sus dependientes “independientemente de su orientación sexual”.

Entre los beneficios pendientes que no están entre los anunciados hoy figuran el derecho de entierro en los cementerios nacionales, privilegios de vivienda y ciertos gastos de viaje para los cónyuges.

La de hoy fue una de las últimas medidas adoptadas por Panetta como secretario de Defensa, un cargo que abandonará en cuanto sea confirmado por el Senado su sucesor, Chuck Hagel.

Durante el mandato de Panetta el Pentágono ha tomado dos decisiones históricas, la de permitir a las mujeres servir en unidades de combate y la anulación de la prohibición de formar parte de las Fuerzas Armadas a las personas abiertamente homosexuales.

La norma conocida como “Don’t ask, don’t tell” permitía a los homosexuales formar parte de las Fuerzas Armadas, siempre y cuando no hicieran pública su orientación sexual, lo que dio pie a una cultura de denuncias y venganzas y a la expulsión de más 13.000 militares homosexuales.