Publicado el 16 de feb de 2013 12:58 pm |

  comentarios

Foto: EFE/Alejandro Ernesto

(La Habana, 16 febrero. Dpa) Yoani Sánchez está lista para viajar. La disidente cubana, conocida desde hace años en la isla por sus críticas contra el gobierno de La Habana en su blog Generación Y, saldrá este domingo en una gira internacional que la llevará a alrededor de una decena de países por todo el mundo.

Rutina para otras personas, el viaje no lo es para Sánchez. En los últimos años, las autoridades cubanas le negaron la salida del país una veintena de veces, según la bloguera de 37 años. La reforma migratoria del pasado 14 de enero le ha abierto ahora la puerta de su primer viaje al exterior desde que alcanzó fama internacional.

“Esperanzada” pero “cauta” tras recibir finalmente un pasaporte, la activista se mantiene escéptica hasta el último minuto. “Sólo voy a gritar ‘¡ahhhh!” cuando esté en el avión”, decía recientemente a un periódico de Brasil, el país por el que empezará su gira.

En las mismas declaraciones, lamentaba la “anomalía” de que su viaje despertara tanto interés dadas las circunstancias de Cuba. “No debería ser noticia que una persona tenga un pasaporte y pueda embarcarse en un avión”, comentaba.

Sánchez tiene previsto estar en el estado brasileño de Bahía el 18 de febrero, donde visitará la exhibición del documental “Conexión Cuba>Honduras”, del cineasta Dado Galvao, que tiene la libertad de prensa como tema central y en el que Sánchez ha sido una de las entrevistadas.

La gira de varias semanas la llevará luego a otros países de la región como Perú, Argentina y México, además de a Europa (entre otros Alemania, España y la República Checa) y a Estados Unidos.

Desde que lanzó su blog en 2007, Yoani Sánchez ha recibido varios premios y menciones internacionales, entre ellos el Ortega y Gasset de periodismo en España en 2008 o galardones por su blog en Alemania (2008) y Estados Unidos (2009). La revista “Foreign Policy” la seleccionó entre los 100 pensadores más influyentes del mundo en 2011.

Entre sus planes tiene ahora recoger algunos de sus premios, dar conferencias y visitar amigos en varios países, según su esposo, el activista Reinaldo Escobar. Aunque pasará ahora varias semanas en el extranjero, la bloguera ya ha subrayado en varias ocasiones que viaja al extranjero “para volver” luego a su país.

Filóloga de formación, Sánchez ya vivió durante dos años en el exilio. Tras su vuelta de Suiza en 2004, la opositora empezó a trabajar en proyectos editoriales alternativos y como activista política. Su blog alcanzó notoriedad a partir de 2008, cuando se disparó el interés por sus crónicas escritas desde Cuba, pese al pobre acceso a Internet que la isla tiene hasta ahora.

Generación Y estuvo temporalmente bloqueado en Cuba después de que Sánchez se diera a conocer a nivel internacional. La bloguera de 37 años tiene en tanto más de 395.000 seguidores en Twitter. Convertida en la cara más conocida de la disidencia interna, Sánchez es criticada también duramente como “mercenaria” por blogueros e internautas afines al gobierno de Raúl Castro.

El viaje de Yoani Sánchez está enmarcado en la reforma migratoria anunciada por Cuba el pasado 16 de octubre. El gobierno de Raúl Castro eliminó a partir del 14 de enero de este año el permiso de salida conocido como “carta blanca” y la invitación del extranjero que los cubanos tuvieron que presentar durante décadas para poder viajar al exterior.

La Cuba de Fidel Castro empezó a restringir los viajes al exterior pocos años después del triunfo de la revolución de 1959, para frenar el éxodo masivo sobre todo en dirección a Estados Unidos.

La reforma ha abierto ahora las puertas a los viajes de una gran mayoría de la población, que sólo necesitan un pasaporte y el visado del país de destino. La nueva ley permite también a los cubanos permanecer hasta dos años en el extranjero sin perder sus propiedades en la isla y el derecho a volver, como ocurría en el pasado.

Varios opositores han recibido en las últimas semanas el pasaporte, pese a que la nueva ley migratoria apunta a posibles restricciones por motivos de “seguridad nacional” o para personal de alta cualificación como los médicos.

Algunos disidentes han viajado ya al extranjero y otros, como la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, se preparan para hacerlo próximamente. A otros opositores como el marido de Soler, Ángel Moya, se les ha negado sin embargo la emisión del pasaporte.

Moya y otros conocidos disidentes como José Daniel Ferrer están oficialmente bajo una “licencia extrapenal” tras ser condenados a largas penas de cárcel por su actividad política en 2003.

La reforma migratoria era una de las más anheladas en Cuba desde que Raúl Castro llegó al poder en 2006. El menor de los Castro, que asumió la presidencia formalmente en 2008, ha impulsado desde entonces una serie de reformas impensables en el pasado.

Entre otras medidas, Cuba ha ido aumentando los últimos años los espacios para la iniciativa privada y autorizó en 2011 parcialmente la libre compraventa de autos y casas, tras décadas de restricciones.