Publicado el 20 de feb de 2013 3:37 pm |

  comentarios

Foto: Ulises Ruiz Basurto / EFE

(Guadalajara / México, 20 de febrero – EFE).- El presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, el cardenal José Francisco Robles Ortega, dijo hoy que el próximo Papa deberá dirigir una Iglesia católica más “abierta”, pero inflexible ante los temas polémicos como el aborto o el matrimonio entre homosexuales.

“Una iglesia más abierta y dialogante con el mundo. (Pero) hay temas en los que se le califica como intransigente, pero que no son negociables”, declaró a los periodistas el arzobispo de Guadalajara.

El arzobispo de la segunda diócesis más grande de México con cerca de seis millones de fieles aseguró que ningún pontífice puede cambiar la esencia de la Iglesia católica, pues está obligado a “asumir la voluntad del quien la fundó”.

Al igual que sus antecesores, el Papa que sucederá a Benedicto XVI debe mantenerse inflexible ante asuntos como el sacerdocio femenino, el matrimonio homosexual o el aborto, con la finalidad de “conservar el futuro de la humanidad”, opinó.

Admitió que “la Iglesia es conservadora si al decir que el matrimonio es entre un hombre y una mujer está conservando así el futuro de la humanidad, de lo contrario no habrá hijos”.

Robles Ortega asistirá por primera vez al cónclave que elegirá al nuevo jerarca del Catolicismo, tras la renuncia de Benedicto XVI a partir del 28 de febrero por su edad, 85 años, y falta de fuerzas.

Según las leyes vaticanas, el cónclave debe comenzar después de 15 o 20 días de producirse la vacante de la Silla de Pedro, aunque el Pontífice estudia la posibilidad de publicar un documento que podría adelantar la fecha.

Según el prelado mexicano, el próximo Papa debe tener “una visión de Iglesia universal y globalizada“, y enfrentar la crisis espiritual y de fe que vive la humanidad y, en especial, la curia católica.

“Es un mundo secularizado no solo por la fe católica, todos los credos sufren esta nueva postura ante lo sagrado y lo religioso, estamos en un mundo plural que no se comprende a sí mismo”, detalló.

Robles Ortega descartó que alguno de los tres cardenales mexicanos sea candidato a ocupar el lugar de Benedicto XVI.

Los 117 cardenales que acudirán al cónclave son “susceptibles de ser votados” y tienen la obligación de votar, sin importar su nacionalidad, aseveró.

Yo no veo un papa mexicano, sino la posibilidad de todas las nacionalidades representadas en el colegio cardenalicio. Elegimos libremente, nadie nos da línea”, subrayó.

El arzobispo aseguró que el Vaticano no ha emitido de manera oficial la convocatoria para el cónclave, pues “el Santo Padre aún está en funciones”, por lo que espera que a partir de su salida se definan las fechas para la reunión.