Publicado el 25 de feb de 2013 7:06 am |

  comentarios

Foto: AFP

(París, 24 de febrero. AFP) - El inglés David Beckham, que debutó este domingo en la liga francesa con el París Saint Germain en la victoria 2-0 sobre el Marsella, dijo que había sido un día “muy especial” para él, después de haber comenzado en el banquillo de suplentes.

Beckham estuvo 75 minutos esperando el momento y finalmente pudo jugar el último cuarto de hora de partido.

Foto: AFP

“Ha sido un buen debut. Ha sido una noche muy especial para mí. Hacía mucho que esperaba volver a jugar y sienta bien. Cuando entras a un partido con 1-0, sabes que puede ir en los dos sentidos, si tú entras y ellos marcan… Pero afortunadamente fue al revés”, comentó el exinternacional inglés.

“Estaba un poco nervioso. Siempre he dicho que es un gran desafío para mí, así que tenía un poco de presión”

“Estaba un poco nervioso. Siempre he dicho que es un gran desafío para mí, así que tenía un poco de presión. He disfrutado realmente esta noche, como los últimos diez días aquí. Ha sido duro recuperar la forma física, pero me siento bien”, añadió.

Beckham señaló que haber podido jugar un partido tan importante, el Clásico del fútbol francés, es para él una muestra de la confianza que tiene en sus posibilidades el técnico Carlo Ancelotti.

“Era el tercero de la liga (el Marsella), que está intentando alcanzarnos. Era un gran partido, el más grande de Francia. Está bien para debutar. En mis dos o tres primeros pases tenía los pies un poco congelados, pero ha ido bien”, explicó.

Sobre el recibimiento del público, dijo que fue “genial” y que se siente un privilegiado por poder jugar a su edad, 37 años, en una liga como la francesa y en un equipo tan grande como el París Saint-Germain.

“Estoy muy feliz y muy orgulloso. Es estupendo estar entre todos estos grandes jugadores”, señaló, subrayando que su objetivo es ser titular en el equipo.

Foto: AFP
Foto: AFP
Foto: AFP