Publicado el 27 de feb de 2013 7:18 am |

  comentarios

Foto: EFE

(Ginebra, 27 de febrero. EFE)- Las autoridades suizas informaron de que son tres las personas fallecidas en el tiroteo ocurrido hoy en una empresa maderera en la localidad suiza de Menznau (centro del país).

El portavoz de la Fiscalía de Lucerna, Simon Kopp, manifestó ante la prensa que entre los fallecidos podría estar el autor de los disparos, aunque este extremo no está confirmado.

Kopp añadió que también hay siete personas heridas, varias de las cuales se encuentran en estado grave y han sido trasladados en helicópteros a varios hospitales de la región.

La policía y representantes de Kronospan han convocado una conferencia de prensa a las 13.00 horas GMT para ofrecer más detalles sobre un suceso que ha conmocionado al país.

El alcalde de Menznau, Adrian Duss, expresó en declaraciones a la agencia local ATS su “profunda consternación” por el suceso, que ocurrió a primera hora de la mañana, en torno a las 08.00 horas GMT.

“Lo que ha ocurrido es inimaginable, incomprensible y me deja sin palabras”, manifestó el alcalde.

Kronospan es una empresa especializada en productos de madera conglomerada y emplea a 400 trabajadores, directa e indirectamente.

La empresa anunció hace poco que reducirá su volumen de producción debido a una carestía del suministro de virutas de madera por las duras condiciones invernales, informó la agencia local ATS.

Kronospan, que pertenece al grupo Krono Holding propiedad del empresario austríaco Ernst Kaindl, tiene un volumen de negocio anual en torno a los 300 millones de francos (245 millones de euros).

Foto: EFE

El suceso ha ocurrido mes y medio después de que un hombre que había estado hospitalizado en un centro psiquiátrico matara con un fusil a tres personas e hiriera a dos más en Daillon, un pequeño pueblo del cantón de Valais, en el oeste de Suiza.

Sucesos como estos reabren periódicamente el debate en Suiza sobre la posesión de armas. En febrero de 2011 los suizos rechazaron en referéndum una iniciativa a que sus armas se guarden en arsenales especiales. La mayoría de los votantes optaron por preservar el derecho a tener en casa las armas que reciben durante el servicio militar.

El tiroteo más recordado y más grave ocurrió en 2001, cuando un hombre irrumpió en el parlamento regional del cantón suizo de Zug y mató a 14 personas, tras lo cual se suicidó.

Suiza es el tercer país del mundo donde sus ciudadanos poseen más armas, detrás de Estados Unidos y Yemen.

Un hombre de 42 años fue el presunto autor del tiroteo

El presunto autor del tiroteo que costó hoy la vida a tres personas en una empresa maderera de Menznau (centro de Suiza) es un hombre de 42 años que trabajaba desde hacía años en las instalaciones, informaron las autoridades.

El hombre, de nacionalidad suiza, es una de las tres víctimas mortales, aunque las autoridades no precisaron las circunstancias de su muerte en un suceso ocurrido a primera hora de la mañana en la sede de Kronospan, una empresa que procesa madera conglomerada.

En rueda de prensa, la policía y representantes de Kronospan afirmaron que el presunto homicida disparó contra sus compañeros con una pistola, matando a dos de ellos e hiriendo a otros siete, cinco de ellos de gravedad.

Por motivos que se desconocen por el momento, comenzó a disparar en los talleres en torno a las 09.00 hora local (08.00 GMT) y continuó haciéndolo por el pasillo que conduce a la cantina.

Los representantes de la empresa calificaron al presunto agresor como una persona tranquila y discreta.

Kronospan es una empresa especializada en productos de madera conglomerada y emplea a 400 trabajadores, directa e indirectamente.

La empresa anunció hace poco que reducirá su volumen de producción debido a una carestía del suministro de virutas de madera por las duras condiciones invernales, informó la agencia local ATS.

Kronospan, que pertenece al grupo Krono Holding propiedad del empresario austríaco Ernst Kaindl, tiene un volumen de negocio anual en torno a los 300 millones de francos (245 millones de euros).

Ni la policía ni los representantes de Kronospan quisieron especular sobre la posibilidad de que el suceso tenga que ver con algún problema laboral, a la espera de avanzar en la investigación.

El suceso ha vuelto a sacudir Suiza, un país en el que hay un alto índice de armas en manos de la población civil y donde los sucesos de este tipo suceden con cierta frecuencia.

El Consejo Federal (Gobierno) manifestó su consternación por lo sucedido y expresó sus condolencias a las familias de las víctimas.

“Lo que ha pasado es increíble. No conocemos los detalles, pero lo que nos han comunicado es verdaderamente horrible”, manifestó la ministra de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf.

Foto: EFE