Publicado el 27 de feb de 2013 10:40 am |

  comentarios

Foto: REUTERS/Edison Vara/Archivo

(Río de Janeiro, 27 de febrero. EFE) – Un mes después de que el incendio más trágico en los últimos cincuenta años en Brasil dejara 239 muertos, 22 de las cerca de cien personas hospitalizadas por la inhalación del humo tóxico en una discoteca de la ciudad de Santa María continúan ingresadas, informó hoy el Ministerio de Salud.

Las víctimas de la tragedia ocurrida en la discoteca Kiss el 27 de enero pasado fueron recordadas hoy, al completarse el primer mes del incendio, con un repicar de las campanas de todas las iglesias de Santa María, en el estado de Río Grande do Sul, durante un minuto, a las 08.00 hora local (11.00 GMT).

Las víctimas igualmente fueron homenajeadas con un minuto de algarabía, en lugar de un minuto de silencio, para recordar la alegría de los jóvenes universitarios que eran mayoría entre los 239 muertos.

Las víctimas fueron recordadas con un repicar de las campanas de todas las iglesias de Santa María

De acuerdo con un boletín divulgado este miércoles por el Ministerio de Salud, de los cerca de 100 hospitalizados, 22 continúan bajo cuidados médicos, tres de ellos en unidades de tratamiento intensivo en las que tienen respiración asistida.

El día del incendio murieron 235 personas, en su gran mayoría estudiantes de la Universidad Federal de Santa María que disfrutaban de una fiesta en la discoteca, en tanto que otras cuatro murieron en los días siguientes.

Entre los actos para recordar el primer mes de la tragedia está previsto un encuentro en la plaza principal de Santa María en la noche de hoy de familiares y amigos de las víctimas, al que se sumarán parientes de jóvenes muertos en una discoteca en Buenos Aires en 2004 en una tragedia similar.

Igualmente está prevista la entrega a la Fiscalía de un documento con 27.000 firmas, cerca del 10 por ciento de la población de Santa María, en la que se exige justicia y el castigo de los responsables por el incendio.

Los dos propietarios de la discoteca y dos integrantes del grupo de música Gurizada Fandangueira, que actuaba en el momento del siniestro, están arrestados de forma preventiva.

Las víctimas igualmente fueron homenajeadas con un minuto de algarabía

Según la policía, una bengala usada por el grupo musical en la discoteca alcanzó la espuma usada en el aislamiento sonoro del techo que, al arder, generó sustancias tóxicas que causaron la mayoría de las muertes.

Las autoridades también investigan como posibles agravantes la falta de extintores y la ausencia de puertas de emergencia, que la discoteca debería tener según la legislación local.

La fiscalía pretende denunciar penalmente a los cuatro acusados por el delito de homicidio doloso calificado, que la ley prevé para casos en que el acusado asume el riesgo por su actitud consciente de que puede provocar muertes.

Nuestra intención inicialmente es denunciar por homicidio doloso calificado por asfixia a los principales responsables, que son las personas que tenían dominio sobre el local y que podían, de alguna forma, haber evitado la tragedia”, aseguró el fiscal Joel Dutra, uno de los responsables por el proceso, en declaraciones a la estatal Agencia Brasil.

El fiscal admitió que, además de los cuatro presos, el organismo puede solicitar el arresto de otras personas que son investigadas y que igualmente serán denunciadas, aunque por otros delitos relacionados con la tragedia.