Publicado el 27 de feb de 2013 8:41 pm |

  comentarios

(Caracas, 27 de febrero – Noticias24).- En Noruega una de las cárceles de máxima seguridad donde cumplen condena asesinos, violadores y narcotraficantes es lo más parecido a un hotel cinco estrellas, rodeado de lujos y comodidades.

El centro penitenciario tiene biblioteca, supermercado, iglesia y sala de recreaciones.

Cada preso tiene su propia habitación con baño y cocina incluida. A parte, cuentan con un trabajo remunerado y un supermercado donde pueden ir a comprar sus alimentos. Además en sus horas libres, los reos pueden pescar, nadar o tomar el sol en la playa.

Sin embargo, las condiciones en que viven los privados de libertad genera discrepancia y fuertes críticas. Especialistas han señalado que es “difícil” creer que las víctimas o sus familiares no se sienten ofendidos por esta manera tan peculiar en que los presos pagan sus condenas.

Entre otra de las cualidades que tienen el centro penitenciario, es que los programas educativos y de formación son obligatorios.

El objetivo, según explica Arne Nielsen, responsable del centro penitenciario, es que “se acostumbren a vivir de la misma forma en la que lo harán cuando salgan fuera”.

Con información de El Confidencial