Publicado el 28 de feb de 2013 8:24 am |

  comentarios

Foto: NASA/JPL-Caltech

(Caracas, 28 de febrero – Noticias24).- Un enorme agujero negro fue descubierto en el centro de la galaxia espiral cercana NGC 1365, situada a 56 millones de años luz de distancia de nuestro planeta.

La esfera mide más de 3 millones de kilómetros de diámetro, ocho veces la distancia de la Tierra a la Luna, con una masa de varios millones de soles que gira casi a la velocidad de la luz. Astrónomos fueron capaces de medir la velocida de rotación gracias a la utilización de telescopios espaciales NuSTAR de la NASA y XMM-Newton de la Agencia Espacial Europea (ESA).

La gravedad del agujero es tan fuerte que, a medida que este gira, arrastra el espacio que lo rodea. El borde del agujero se llama horizonte de eventos. Cualquier material de cruce esa frontera cae irremediablemente en su interior. La materia aspirada se recoge en un disco de acreción, donde la fricción la calienta y hace que emita rayos-X.

El Centro de Harvard-Smithsonian para la Astrofísica (CfA) y el Observatorio Astrofísico de Arcetri en Florencia (Italia), midió los rayos X desde el centro de la galaxia NGC 1365 para determinar dónde se encuentra el borde interior del disco de acreción.

La velocidad del agujero era un dato importante para los astrónomos ya que devela muchas de las características del objeto y porque da pistas sobre su pasado y, por extensión, sobre la evolución de su galaxia anfitriona.

Aunque el agujero negro actualmente tiene la masa de varios millones de soles, no nació así de grande. Creció durante miles de millones de años por la acreción de estrellas y gas, y por la fusión con otros agujeros negros.

Este estudio permite a los teóricos poner a prueba la teoría general de la relatividad de Einstein en condiciones extremas. La relatividad describe cómo la gravedad afecta a la estructura del espacio-tiempo, y en ninguna parte el espacio-tiempo está más distorsionado que en las inmediaciones de un agujero negro.

Con información de ABC