Publicado el 28 de feb de 2013 3:20 pm |

  comentarios

Foto: REUTERS/Marcelo del Pozo/Archivo

(Caracas, 28 de febrero. Noticias24).- Con solo 25 años y tres campeonatos del mundo de la Fórmula, el alemán Sebastián Vettel puede presumir de estar al mismo nivel que históricos como Ayrton Senna, Niki Lauda o Nelson Piquet.

Sin embargo, el joven piloto sigue siendo el mismo chico que llegó al gran circo del automovilismo, un mundo que le “fascina”, pero recuerda que allí “no es oro todo lo que reluce”.

El piloto de Red Bull se caracteriza por ser discreto, sencillo y con buen sentido del humor. Nacido en Heppenheim, a sesenta kilómetros de Frankfurt, acumula unos registros envidiables con sus tres títulos, 26 grandes premiso, 46 podios, 36 poles y 14 vueltas rápidas.

“Es verdad que glamour y F1 van de la mano, pero a mí lo que me fascina de todo esto es el aspecto deportivo y técnico, no las chicas del paddock”

A eso suma récords de precocidad por doquier, con 19 años y 53 días es el más joven en competir en un gran premio, más joven en puntuar (19 con 349 días), en ganar una pole (21 años y 73 días) y ganar una carrera, solo un día después. Además es el campeón más joven de la historia con 23 años y 135 días y el tricampeón más joven.

No obstante, Vettel no se ha desviado de su camino. “La competición no se basa en batir récords, sino en dar siempre el 100% de ti mismo y hacer todo lo posible para ser el mejor. Esto es lo que cuenta realmente para mí”, declaró en una entrevista.

El 15 de marzo iniciará una nueva campaña, su novena en la F1, donde busca lo mismo de siempre: ganar. “Es verdad que glamour y F1 van de la mano, pero a mí lo que me fascina de todo esto es el aspecto deportivo y técnico, no las chicas del paddock”, explica.

“Generalmente la gente solo te ve compitiendo, y si te va bien, probablemente están contigo. Pero no ven lo que cuesta llegar a este nivel, la disciplina y el entrenamiento diario, el esfuerzo físico, cómo evitas las tentaciones, cómo manejas el temperamento”, continuó el actual campeón.

“Además está el reto intelectual de ponerse al nivel de los ingenieros para conversar con ellos, para comprender lo que está pasando técnicamente. Cuando enciendes la tele y ves las clasificaciones, probablemente pienses que no hay mucho más allá de dar unas cuantas vueltas con el coche. Desde fuera no se ve la disciplina, el esfuerzo, el reto intelectual… pero hasta llegar ahí hay un maratón de 24 horas, 7 días a la semana, durante 10 meses al año”, explicó.

“Fernando es un buen competidor y una buena persona, es uno de los mejores del campeonato, pero la verdad es que no estoy pendiente de él”

¿No es esa la vida que había soñado antes de llegar a la Fórmula 1?, pregunta la publicación. “Es que no se puede soñar, porque no te imaginas cómo es. Estás constantemente viajando y trabajando, no tienes tiempo para ti y menos para la familia y los amigos. No me entiendas mal, no me estoy quejando. Amo esta vida y si tuviera que volver a elegir mi camino, haría exactamente lo mismo”, dijo el piloto.

“De hecho, no he conocido nada que me divierta tanto como lo que hago, ni remotamente, pero tengo que admitir que esta vida viene con equipaje, y que raramente se ve desde fuera cómo es realmente. Desde luego, no es oro todo lo que reluce”, agregó.

Sobre su relación con Fernando Alonso, solo tuvo buenas palabras para el piloto español. “Fernando es un buen competidor y una buena persona, es uno de los mejores del campeonato, pero la verdad es que no estoy pendiente de él, me centro sobre todo en mi equipo y en mí mismo”.

Sin embargo, si tiene un favorito entre sus rivales, el finlandés Kimi Raikkonen: “Te puede gustar o no, pero siempre vive a su manera. Hace las cosas que cree que merecen la pena. Es auténtico, no trata de ser correcto”.

Para Vettel la sinceridad es importante en su vida y estar satisfecho consigo mismo. Sobre la vida perennemente de viaje dijo que para un piloto de F1 las vacaciones son llegar a casa y comer en tu cocina, pero por ahora se prepara para 10 meses de la vorágine de las pistas.

Con información de El Confidencial