Publicado el 01 de mar de 2013 6:46 am |

  comentarios

Foto: EFE

(Manila, 1 de marzo. EFE) – Fuerzas de seguridad de Malasia y seguidores del sultán de Joló se enfrentaron este viernes a tiros en la zona que los militantes filipinos tienen ocupada en el estado malasio de Sabah, en la isla de Borneo, causando al menos doce muertos y varios heridos.

El portavoz del sultán, Abraham Idjirani, indicó que diez de los muertos son miembros del grupo que desde el 12 de febrero se encuentra rodeado por la Policía en Lahad Datu, donde desembarcaron en nombre del sultán para reclamar la soberanía de Sabah, dijo el canal filipino ABS-CBN.

Según la emisora malasia Free Radio Sarawak, las fuerzas de seguridad malasias y las autodenominadas “Fuerzas Reales” del sultanato intercambiaron disparos durante una hora en la aldea de Tanduo, donde hoy la policía malasia desplegó más refuerzos.

La hija del sultán, la princesa Jaycel Kiram, acusó a las fuerzas de seguridad malasias de abrir fuego contra los 180 filipinos, 30 de ellos armados, a pesar de las conversaciones “formales e informales” de los últimos dos días para lograr un acuerdo pacífico.

Indicó que diez de los muertos son miembros del grupo que desde el 12 de febrero se encuentra rodeado por la Policía

“Hemos sufrido catorce víctimas, diez muertos y cuatro heridos. Ha habido sangre”, dijo Jaycel en una rueda de prensa en Manila tras hablar con Azzimudie Kiram, el hermano del sultán y líder del grupo.

El ministro del Interior malasio, Hishammuddin Hussein, rechazó esta versión a través de su cuenta de Twitter, donde acusó a los seguidores del sultán de abrir fuego y negó que las tropas malasias respondieran a los disparos.

Las autoridades de Malasia no han dado una confirmación oficial acerca del número de muertos o heridos pero según la agencia estatal Bernama dos agentes de las fuerzas especiales malasias murieron al estallar un mortero, y otros cuatro policías resultaron heridos.

El portavoz del ministerio de Exteriores filipino, Raul Hernandez, que inicialmente había negado a la televisión filipina que hubiera habido víctimas, corroboró la muerte de los dos agentes mientras su departamento intenta confirmar la de los seguidores del sultán.

Hernandez también dijo que diez de los hombres de Kiram se habían rendido y al menos otros dos habían huido hacia el mar, según le informó el Embajador malasio en Manila.

Tras el tiroteo, el sultán de Joló, Jamalul Kiram III, recriminó al presidente filipino, Benigno Aquino, que se haya puesto de parte de Malasia en vez de ayudar a compatriotas suyos.

El martes, el sultán insistió en mantener a sus hombres en Sabah después de que Aquino le advirtiera con usar “toda la fuerza de la ley” si no colaboraba a poner fin a la ocupación de sus seguidores.

El presidente avisó al sultán de que la acción podía suponer una violación de la Constitución, que rechaza la guerra como instrumento político, y del código penal, que castiga con 12 años de cárcel instigar la guerra.

“Deberían estar ayudándonos, y no demandándonos”, dijo el sultán a Radio Inquirer donde se mostró “sorprendido” por la reacción del Gobierno filipino y pidió ayuda “porque, tal como vemos, (Aquino) no está ayudando a los filipinos”.

El sultán insistió en mantener a sus hombres en Sabah

El sultán de Joló orquestó esta acción tras entender que su reclamación sobre Sabah había quedado fuera del acuerdo marco de paz alcanzado entre el Gobierno filipino y el Frente Moro de Liberación Islámica (Fmli), la principal organización separatista de Filipinas.

En 1878, el sultanato de Joló cedió Sabah a la Compañía Británica de Borneo Norte y ésta a su vez cedió el control al Reino Unido tras la Segunda Guerra Mundial, contra los deseos del entonces sultán.

Sabah se unió a Malasia en 1963 y desde entonces el Gobierno malasio paga una suma simbólica a los descendientes del sultanato de Joló, que llegó a abarcar partes del sur de Filipinas y el noreste de Borneo y fue anexionado en 1917 por Filipinas, entonces bajo el dominio de Estados Unidos.

Aunque el sultán mantiene el título, Joló (también Sulu) es actualmente una provincia filipina dentro de la Región Autónoma del Mindanao Musulmán.