Publicado el 15 de mar de 2013 6:07 am |

  comentarios

Foto: REUTERS/Osservatore Romano

(Ciudad del Vaticano, 15 de marzo. AFP) – El papa Francisco instó a la Iglesia católica a no ceder “nunca al pesimismo”, en un encuentro el viernes en el Vaticano con todos los cardenales, a los que invitó a buscar “nuevos métodos” para llevar los Evangelios a “todos los extremos de la Tierra”.

No cedamos nunca al pesimismo ni a la amargura que el diablo nos ofrece cada día“, declaró el nuevo pontífice latinoamericano en la imponente Sala Clementina del palacio apostólico, leyendo un discurso emotivo y lleno de agradecimientos que se saltó en numerosas ocasiones para introducir reflexiones personales.

Francisco invitó a los “príncipes de la Iglesia”, a “buscar nuevos métodos de evangelización para llevar la verdad cristiana (…) a todos los extremos de la Tierra”.

“No cedamos nunca al pesimismo ni a la amargura que el diablo nos ofrece cada día”

Y ya improvisando, agregó en forma desenfadada ante la mirada sorprendida de algunos cardenales, “la mitad de nosotros estamos en la vejez”, “donemos la sabiduría a los jóvenes, para que como el buen vino con los años mejore”.

El papa, vestido con una sencilla sotana blanca y una cruz de hierro, insistió ante los purpurados de los cinco continentes sobre la “comunión eclesial” y la necesidad de conocerse mutuamente. “Somos hermanos, una comunidad de amigos“, dijo.

también reconoció la existencia de “diferencias” entre el colegio cardenalicio, y les invitó a no temerlas mientras se mantenga “la armonía”, comentándoles que el Espíritu Santo velaba sobre la Iglesia como “un apóstol de Babel”.

Francisco rindió homenaje a su predecesor Benedicto XVI calificando su casi inédita renuncia al pontificado como un “gesto valiente y humilde”.

“Dedico un pensamiento lleno de afecto y profunda gratitud” a Benedicto XVI

“Dedico un pensamiento lleno de afecto y profunda gratitud” a Benedicto XVI, quien fue un intérpetre “humilde y paciente” de su ministerio, “un patrimonio espiritual para todos”, agregó.

También agradeció con particular atención a los cardenales que aseguraron la Sede Vacante desde el 28 de febrero, el decano del colegio cardenalicio Angelo Sodano, el camarlengo Tarcisio Bertone y el decano del cónclave Giovanni Battista Re, dedicándoles a cada uno palabras de afecto recibidas con sonrisas y en último caso hasta sonrojos.

No se olvidó de informar al colegio de la evolución de la salud del cardenal argentino Jorge Mejía, de 90 años, que el miércoles tuvo un infarto y que “se recupera” en un hospital romano. “Su estado es estable y nos manda saludos”, dijo el Papa con la sencillez que marca el inicio de su pontificado.