Publicado el 31 de mar de 2013 5:01 pm |

  comentarios

Foto: REUTERS/Javier Barbancho

(Madrid, 31 de marzo. EFE).- El Atlético no aprovechó la “siesta preeuropea” del Barcelona y el Real Madrid y también firmó hoy un empate en una vigésima novena jornada de la Liga BBVA que ha confirmado la “resurrección” del colista, el Deportivo, que con su victoria en Mallorca vuelve a pensar que es posible la salvación.

Tenía el conjunto del Cholo Simeone la ocasión de recuperar la segunda plaza, pero se topó con el Valencia, un rival rocoso que lucha por engancharse al tren continental, y que frustró su intento de rentabilizar los pinchazos de los dos primeros.

En el Calderón, bajo el aguacero y en un encuentro muy trabado, fue mejor el Valencia en el primer tiempo y tuvo las mejores ocasiones el Atlético tras el descanso.

De los tres representantes españoles en “Champions”, sólo el Málaga pareció centrado en la Liga y se impuso con claridad ante el Rayo en Vallecas (1-3)

Marcó primero el brasileño Jonas Gonçalves (m.5) y contestó de inmediato el colombiano Radamel Falcao, que puso otra muesca en uno de los dos rivales ante los que no había marcado -el otro es el Levante-. No hubo más aciertos y el empate ni contentó por completo ni desagradó en exceso a ambos.

Siguen las cosas como estaban en la cabeza de la clasificación, pese a que Barcelona y Real Madrid cedieron puntos el sábado en Zaragoza y Vigo, donde estaba previsto que lo hicieran.

Pero llegadas estas fechas, muchos equipos en apuros prefieren enfrentarse a los grandes antes que a otros que, como ellos, se juegan la vida, porque la diferencia de calidad se suple con intensidad.

Sea porque la Liga aparece como una cuestión menor cuando en el horizonte aparece la Copa de Europa o por las rotaciones y el cansancio que provocan las fechas FIFA, este tipo de jornadas parecen propicias para que pinchen Barcelona y Real Madrid. Y así lo entendieron el sábado Celta y Zaragoza, que lograron sendos empates de oro.

Lo hicieron por caminos distintos. El Celta tuvo arrestos suficientes para no dejarse ir después de que le remontase el Barça y capturó el empate (2-2) en los minutos finales. El Zaragoza supo resguardar al menos un punto, pese a que el Madrid tuvo muchos minutos para voltear el resultado (1-1).

Mientras el Madrid se enreda en el debate sobre la situación de Iker Casillas y el Barça, jubiloso por el retorno de Tito Vilanova y Abidal, observa preocupado la poca aportación de sus suplentes, hay algo que permanece inmutable; la efectividad de Messi y Cristiano.

Es tal su voracidad que no entienden de rotaciones y siempre cumplen. Por eso volvieron a marcar, para que el argentino completase una vuelta entera de la Liga anotando de forma consecutiva (19 jornadas) y el portugués sumase su vigésimo primer tanto en 2013.

Lo más destacado por la zona baja, no obstante, es la reacción del Deportivo, que salvó su segundo “match ball”

De los tres representantes españoles en “Champions”, sólo el Málaga pareció centrado en la Liga y se impuso con claridad ante el Rayo en Vallecas (1-3), con el chileno Pedro Morales como estrella. En su primer partido como titular, el exjugador del Universidad de Chile anotó un gol y dio el pase de los otros dos.

Cuarto, no obstante, se mantiene la Real Sociedad gracias a su empate ante el Espanyol (2-2). Sin el mexicano Carlos Vela, su jugador más determinante, el equipo Philippe Montanier sacó un punto de Cornellá que le sirve para resguardar la cuarta plaza.

El Levante, mientras, logró ante el Sevilla un triunfo (1-0) que no sólo le sirve para adelantar a su rival, sino que le permite comenzar a mirar hacia arriba, en una temporada en la que, distraído con su primera participación europea, corría el riesgo de terminar pasando apuros.

Por detrás, la victoria a domicilio de Osasuna sobre el Valladolid (1-3) da un respiro al conjunto navarro y alerta al blanquivioleta sobre los peligros de creerse a salvo antes de tiempo, como admitió su técnico, Miroslav Djukic.

Volvió a Zorrilla el alemán Patrick Ebert, después de mes y medio lesionado. En la semana en la que se descubrieron sus contactos con el Atlético de Madrid, no estuvo bien. Osasuna fue superior y respondió a un gol en propia meta con dos tantos de Kike Sola y otro de Miguel de las Cuevas.

Lo más destacado por la zona baja, no obstante, es la reacción del Deportivo, que salvó su segundo “match ball”. El equipo de Fernando Vázquez ha revivido cuando más complicado lo tenía. Hace quince días, derrotó contra pronóstico al Celta, en un tenso clásico gallego, y hoy remontó en Mallorca (2-3). Sigue colista, pero con tan sólo un punto menos que célticos y mallorquinistas y a cuatro de distancia del Zaragoza, al que recibe en Riazor la próxima semana.

La vigésima novena jornada se completará mañana, lunes, con los partidos Athletic-Granada y Betis-Getafe.