Publicado el 02 de abr de 2013 6:24 am |

  comentarios

Foto: Reuters

(Caracas, 2 de abril. Noticias24) - Ante la amenaza de guerra del país norcoreano, el Gobierno de Estados Unidos se prepara ante un posible ataque, por ello, un destructor capaz de interceptar misiles fue trasladado este lunes a una posición cercana a la península coreana.

Se trata del mas reciente movimiento militar de Estados Unidos para contrarrestar las amenazas de Corea del Norte mientras la tensión se incrementa.

La prueba misilística realizada por Corea del Norte en diciembre demostró que tienen la capacidad de lanzar un misil intercontinental capaz de alcanzar Alaska o Hawai, aún cuando no hay evidencia de que ese tipo de misiles pueda transportar ojivas nucleares.

Según la cadena CNN, EE UU también inició el desplazamiento a la zona de la plataforma naval SBX-1, que cuenta con un radar en su parte superior, para vigilar posibles movimientos militares norcoreanos.

Para profundizar en este tema el diario inglés BBC ha publicado en su portal web un reportaje sobre los últimos acontecimientos ocurridos desde que Kim Jong-un declaró la guerra.

Un destructor estadounidense capaz de interceptar misiles fue trasladado el lunes a una posición cercana a la península coreana.

Es el más reciente movimiento militar de Estados Unidos para contrarrestar las amenazas de Corea del Norte mientras la tensión el la península coreana continúa incrementándose.

Pyonyang informó este martes que reanudará sus operaciones en su principal reactor nuclear, el Yongbyon, clausurado desde 2007.

En una declaración indicó que la medida reforzaría el poder nuclear de Corea del Norte tanto “en calidad como en cantidad”.

La semana pasada, el líder norcoreano, Kim Jong-un, ordenó que unidades de cohetes fuesen alistadas para un posible ataque a las bases militares estadounidenses ubicadas en Corea del Sur y el Pacífico.

Desde entonces, la retórica a ambos lados de la frontera ha escalado considerablemente.

La prueba misilística realizada por Corea del Norte en diciembre demostró que tienen la capacidad de lanzar un misil intercontinental capaz de alcanzar Alaska o Hawai, aún cuando no hay evidencia de que ese tipo de misiles pueda transportar ojivas nucleares.

El USS McCain fue desplegado en la costa suroeste de Corea del Sur

Por ello, EE.UU. se toma muy en serio la amenaza. Según funcionarios del Pentágono citados por el diario The Wall Street Journal, el USS McCain fue desplegado en la costa suroeste de Corea del Sur. Se trata de un destructor capaz de asistir en la intercepción de misiles de mediano y largo alcance.

Por otra parte, según la cadena CNN, EE.UU. también inició el desplazamiento a la zona de la plataforma naval SBX-1, que cuenta con un radar en su parte superior, para vigilar posibles movimientos militares norcoreanos.

El sábado, Corea de Norte anunció que había entrado en “estado de guerra” con Corea del Sur.

Ante el anuncio, la presidenta de Corea del Sur, Park Geun-Hye, respondió con la promesa de una contundente respuesta militar, en caso de una provocación de sus vecinos del Norte.

El ministro de defensa surcoreano señaló que Seúl podría llevar a cabo ataques preventivos contra las instalaciones nucleares y de misiles de Pyongyang, en el caso de que las hostilidades lleguen a mayores.

Vuelan cazas y bombarderos

El ejército de EE UU anunció el lunes que había desplegado dos jets de combate F-22 Raptor desde la base aérea de Kadena, en Japón, hasta la base aérea de Osan, en Corea del Sur.

Según explicaron, el despliegue de las naves forma parte del ejercicio militar de dos meses de duración, “Foal Eagle 2013″, que comenzó el 1 de marzo.

El portavoz del Pentágono, George Little, afirmó que los F-22 son “avanzados aviones de combate y una importante muestra de nuestro compromiso con la alianza con Corea del Sur”.

“Los F-22 son avanzados aviones de combate y una importante muestra de nuestro compromiso con la alianza con Corea del Sur”

Días atrás, los bombarderos con capacidad nuclear B-52 y B-2 de EE.UU. también participaron en el ejercicio militar.

En una demostración de fuerza, la semana pasada Washington despachó a Corea del Sur dos bombarderos B-2 desde su base en Missouri. De hecho, la amenaza de Corea del Norte se produjo en respuesta a la participación de estas naves en el ejercicio.

El secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que las recientes movilizaciones militares de EE.UU. están destinadas a aliviar la presión sobre Seúl en caso de que se emprenda una acción unilateral.

No obstante, puntualizó que EE.UU. no ha visto cambios en la postura militar de Corea del Norte, como movilizaciones a gran escala y posicionamiento de fuerzas. Y que dicho patrón de retórica belicosa no es nuevo. “No la tomamos seriamente. Y estamos vigilantes y monitoreando la situación coreana muy diligentemente”.

Para Carney, los vuelos de los B-2 y B-52 han servido para tranquilizar a los aliados, demostrar la determinación de EE.UU. ante Corea del Norte y reducir la presión sobre Seúl en una acción unilateral. “Creemos que esto ha reducido la probabilidad de error de cálculo y provocación”.

Presencia militar en el Pacífico

En los ejercicios militares conjuntos en la península participan más de 10.000 soldados de EE.UU. y Corea del Sur.

Aviones de combate, bombarderos y submarinos de Estados Unidos se dirigieron a la región en un esfuerzo por “mejorar la seguridad y la preparación” de Corea del Sur.

Unos movimientos detrás de los que, para Corea del Norte, podría ocultarse la preparación de un ataque sorpresivo.

“Este ejercicio fue planeado desde hace tiempo y forma parte del componente aéreo del ejercicio Foal Eagle”

“Este ejercicio fue planeado desde hace tiempo y forma parte del componente aéreo del ejercicio Foal Eagle”, explicó el portavoz del Pentágono, George Little, quien dijo que su país seguirá adelante con estos ejercicios militares conjuntos.

En relación con el despliegue de cazas de combate en la región del Pacífico, dijo que esto forma parte del paquete de operaciones de seguridad del Comando del Pacífico de EE.UU. y ha ocurrido desde marzo de 2004, lo que permite una mayor “capacidad de disuasión prudente y (tener las) fuerzas listas para el combate”.

El Comando del Pacífico de EE.UU. (Uspacom, por sus siglas en inglés) es uno de los seis comandos unificados de las Fuerzas Armadas de EE.UU.

Tiene su cuartel general en Honolulu, Hawai y cuenta con bases en Japón, Corea del Sur y Filipinas, además de los estados de California y Alaska.

De acuerdo con su sitio web, su área de responsabilidad comprende cerca de la mitad de la superficie terrestre: se extiende desde las aguas de la costa oeste de los EE.UU. hasta la frontera occidental de India, y desde la Antártida hasta el Polo Norte.

El personal asignado a Uspacom es de unos 330.000 efectivos militares del Ejército, Armada, Fuerza Aérea y la Infantería de Marina. Esto es aproximadamente el 20% del total de la fuerza militar de EE.UU.

“Vamos a permanecer vigilantes ante estas amenazas y provocaciones”, afirmó el lunes Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. “Y vamos a permanecer firmes en la defensa de nuestros aliados: Corea del Sur, Japón, etc.”

“Es por eso que nos ven haciendo estos movimientos, para proteger el territorio de EE.UU. mediante el aumento de las defensas con misiles aumento y la demostración de lo que el Pentágono ha dicho sobre nuestro compromiso de proteger a la República de Corea”.

Redacción / BBC Mundo