Publicado el 06 de abr de 2013 10:01 pm |

  comentarios

(Caracas, 06 de abril – Noticias24).- Más de cinco mil mujeres participan hoy en una movilización en las calles de la capital colombiana para rechazar cualquier tipo de violencia de género. Esta manifestación tiene su origen hace algún tiempo atrás, cuando un grupo de féminas se manifestaron cansadas de que las estigmaticen por su manera de vestir o proceder y de que las acusaran de incentivar la violencia sexual.

Esta protesta que hoy se da la nación neogranadina es parte de la “Marcha de las putas”, un evento que nació para reclamar contra las declaraciones un funcionario policial en Cánada quien durante una conferencia manifestó que “las mujeres deben evitar vestirse como ‘putas’ para no ser víctimas de abuso sexual”.

Pese a que el efectivo se excusó por lo dicho fue sancionado. La indignación de las mujeres fue tal que se organizaron para defender sus derechos sin importar si mantienen relaciones sexuales por trabajo o placer.

Esta movilización se ha expandido a diversos países, entre ellos Australia, EE UU, India, México y Reino Unido. En Colombia es la segunda vez que se lleva a cabo con el objetivo de aclara que el término “puta” no es razón ni explica el acoso, vejaciones o violaciones que padecen las mujeres, incluidas trabajadoras sexuales.

El portal Semana conversó sobre la “Marcha de las Putas” con Mar Candela, una de las líderes de este movimiento que se describe as sí misma como “putamente libre, ama de casa, madre, esposa, estudiante de bachillerato e ideóloga del feminismo artesanal”.

A continuación la entrevista completa:

Semana.com: ¿Por qué hay mujeres a las que tratan de putas?

Mar Candela: Porque muchos no han comprendido que toda puta es una mujer libre y no una ciudadana de segunda categoría ni una paria. En Colombia aún no dimensionan que la moral y la ética de una mujer jamás se mide ni es proporcional a lo que hace o deja de hacer con su vagina.

Semana.com: ¿Qué es lo más grave de este estigma?

M.C.: Que nos matan por putas. Si hablas con los asesinos de mujeres dicen: “la maté porque era mía y me fue infiel”. Nos llaman así cuando nos comportamos en la cama como los hombres. Nos condenan a pena de muerte social por ser las mujeres que nos da la gana ser.

Semana.com: ¿Cómo cambiar la connotación de la palabra “puta” que culturalmente es usada como un insulto?

M.C.: Es de ignorantes decir que esa es la palabra más violenta de la sociedad. La palabra puta es el diminutivo o contracción popular de la palabra prostituta, como se le denomina a la mujer que ofrece sexo por dinero. Es inverosímil que sea una ofensa o un insulto.

Semana.com: Entonces ¿está a favor de la prostitución?

M.C.: Debo aclarar que estoy en contra de la trata de personas. Eso es inhumano. La prostitución por esclavitud impuesta debe ser un delito de lesa humanidad pero la prostitución por decisión debe ser vista con respeto y sin lástima. Ya deberían de dejar de llamar hijo de puta a todo mal ser humano.

Semana.com: ¿Quiénes están invitados a participar en la marcha? ¿Está dirigida solo a mujeres o también pueden asistir los hombres?

M.C.: Marcharemos mujeres libres, putas por sospecha, putas por determinación, putas por imposición y putos libres de machismo. Quien haya nacido de una mujer debe decir sí a la “marcha de las putas”.

Semana.com: ¿Cómo ha sido su experiencia en la marcha desde que arrancó el año pasado?

M.C.: Yo, como ciudadana antes que como feminista artesanal, adopté la marcha de las putas realizada en Toronto, Canadá, desde mi visión. Lo hice desde mi experiencia junto con todas las personas que trabajaron voluntariamente. Entonces decidimos hacerla como pedagogía urbana. Eso sí, aclaro que no es una iniciativa mía, es una réplica que se hace desde el discurso.

Semana.com: ¿Qué tienen en común con las otras movilizaciones del mismo nombre que se hacen en todo el mundo?

M.C.: Estamos unidas en el discurso pero no en la logística y en la construcción pues han surgido críticas y señalamientos de algunas organizaciones, colectivos e individuos y eso es respetable. El discurso está intacto: “Me visto como se me da la gana porque mi ropa no es invitación a violación”. Por lo demás ya todo está dicho.

Semana.com: ¿Alguna vez la han tratado de puta?

M.C.: Soy puta por sospecha y moriré así. Pero lo más importante es que yo soy la puta conciencia de muchas y muchos que tendrán que escuchar que puta o no, toda mujer decide sobre su cuerpo y sobre todos los aspectos de su vida.

Con información de Semana.com