Publicado el 07 de abr de 2013 9:33 am |

  comentarios

Foto:AFP

(Afganistán, 7 de abril. AFP) – Un bombardeo de la OTAN, el sábado, en el este de Afganistán mató a diez niños afganos, declararon este domingo varios responsables locales.

Consultado por la AFP, un portavoz de la OTAN dio una versión diferente. Dijo que “hasta diez mujeres y niños resultaron heridos pero no murieron” en la operación, que tuvo lugar en la inestable provincia de Kunar.

El bombardeo se produjo durante intensos combates entre insurgentes talibanes y las tropas afganas y estadounidenses, declararon dos fuentes distintas a la AFP.

“Recibíamos disparos desde varias casas de la zona”

Antes del bombardeo, un estadounidense murió y cuatro miembros de las fuerzas de seguridad afganas resultaron heridos en un ataque de los insurgentes”, comentó Wasifulá Wasifi, portavoz del gobierno provincial de Kunar.

La muerte de un civil estadounidense en el este de Afganistán fue anunciada el sábado por las fuerzas norteamericanas en un comunicado. El portavoz de la fuerza de la Alianza Atlántica en el país (ISAF) confirmó a la AFP que se trataba del mismo incidente.

“No sabíamos que había mujeres y niños en la casa”

“Recibíamos disparos desde varias casas de la zona. Un estadounidense murió y algunos de nuestros hombres resultaron heridos. La fuerza de la coalición respondió con un bombardeo”, explicó una fuente de seguridad afgana que presenció la operación.

“No sabíamos que había mujeres y niños en la casa. Los talibanes los utilizaron como escudos”, añadió este hombre que pidió el anonimato.

Según Abdul Zahir, el gobernador del distrito de Shigal, donde se registraron los combates, los lugareños llevaron diez cadáveres de niños a Asad Abad, capital de Kunar, y seis mujeres fueron atendidas en el hospital provincial.

Según Sayed Rahman, a cargo de la seguridad de Shigal, en el bombardeo también murió una mujer.

Abdulqahar Balkhi, un portavoz de los talibanes, lamentó en twitter la muerte de “22 civiles inocentes convertidos en mártires a causa de un bombardeo de los terroristas estadounidenses y de la OTAN”, entre ellos “15 miembros de una misma familia”.

Los talibanes acostumbran a exagerar el número de bajas de civiles en operaciones de la coalición y esta última tiende a reducirlo.