Publicado el 17 de abr de 2013 12:32 pm |

  comentarios

Foto: EFE/Sáshenka Gutiérrez

(México, 17 de abril. EFE) – El canciller argentino, Héctor Timerman, considera que “dudar del triunfo de Nicolás Maduro” en la elección presidencial de Venezuela “e impulsar acciones desestabilizadoras de una democracia” como la de ese país “es un acto de total y absoluta irresponsabilidad”.

“Hacemos un llamamiento a los Gobiernos que impunemente toman decisiones y hacen declaraciones que inflaman la situación que se está viviendo hoy día en Venezuela a que asuman su responsabilidad por los acontecimientos que pueda haber”, dijo Timerman en una entrevista publicada hoy por el diario Reforma.

El ministro, que ayer visitó México para reunirse con su homólogo José Antonio Meade, recordó que “toda América Latina ha reconocido el triunfo de Nicolás Maduro” en los comicios del pasado domingo frente al opositor Henrique Capriles.

“Es necesario que los venezolanos sigan adelante con su proceso de juramento del nuevo presidente”

“No recuerdo que los países de América Latina hayamos hecho interpretaciones apresuradas sobre procesos electorales en países de otros continentes”, comentó.

El Gobierno de Estados Unidos ha insistido en la necesidad de realizar un recuento de los votos en Venezuela, como lo pide Capriles, y ha evitado hasta ahora reconocer el triunfo de Maduro.

El titular de Relaciones Exteriores de Argentina lamentó que en la crisis postelectoral desatada en Venezuela haya habido siete muertos.

Es necesario que los venezolanos sigan adelante con su proceso de juramento del nuevo presidente, que la Asamblea Legislativa continúe con su trabajo y que la oposición entienda que se gana o se pierde y, como decimos en Argentina: el que gana gobierna y el que pierde acompaña”, apuntó.

Está previsto que Capriles impugne hoy los comicios presidenciales del pasado domingo ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

El opositor se basa en una serie de irregularidades que asegura se presentaron durante el desarrollo de la votación y que calcula estarían afectando “a más de un millón de votos”.

Esa estimación supera holgadamente la diferencia de 272.865 votos en el escrutinio del CNE, según el cual Maduro ganó la contienda con 7.575.506 sufragios (50,78 %), 1,83 puntos porcentuales por delante de Capriles, que logró 7.302.641 (48,95 %).

Durante la reunión con Meade, los ministros acordaron renovar la agenda bilateral en materia de cooperación y reforzar sus lazos comerciales.