Publicado el 21 de abr de 2013 2:19 pm |

  comentarios

Foto: EFE / Yacimientos Petrolíferos Fiscales de Bolivia / Archivo

(La Paz, 21 de abril – EFE).- El presidente boliviano, Evo Morales, dijo hoy que no es ateo y cree en los dioses y reza cada día para recordar a sus padres, al recibir el nombramiento de “líder de 2012 en Bolivia” de parte de la iglesia cristiana evangélica Ekklesía.

“Algunos me declaran como ‘ateo’, (pero por) primera vez digo públicamente que en la madrugada o a medianoche rezo a mi padre, a mi madre que me dieron esta vida. Creo en mis padres, creo en nuestra madre también y creo también en nuestros dioses“, comentó durante un acto en el que recibió esa distinción.

El gobernante, de origen aimara, también destacó que ahora “todas las iglesias en Bolivia tienen los mismos derechos y los mismos deberes“, a diferencia de lo que ocurría antes cuando sólo una gozaba del reconocimiento oficial, en alusión a la fe católica.

La constitución promulgada por Morales en 2009 declara que Bolivia es un Estado independiente de la religión, pero garantiza la libertad de todas las creencias, de acuerdo a sus cosmovisiones.

Para escenificar esa pluralidad, el Gobierno organiza regularmente actos oficiales a los que participa Morales y se invita a orar a representantes de diversos cultos, entre ellos los indígenas dedicados a la “Madre Tierra” o Pachamama y el sol.

Las ceremonias de la religiosidad indígena, especialmente aimara, también se practican en el Palacio de Gobierno en actos oficiales.

“Es el aporte de todo el pueblo boliviano que todas las iglesias sean reconocidas“, enfatizó además Morales y luego subrayó la importancia de la oración y la fe en la vida.

Ante la acogida que tuvo en Ekklesía, que es una de las mayores iglesias evangélicas del país, el mandatario dijo que piensa volver a visitarla para buscar fuerzas cuando afronte “problemas y rabias”.

El pastor de esa congregación, Alberto Salcedo, sostuvo que la gente votó en el sistema de comunicaciones de la institución para elegir al presidente Morales como “líder de 2012″ y que lo apoyan porque el mandatario devolvió “dignidad” a Bolivia.

Al contrario de su relación con esta iglesia evangélica, Morales ha tenido varias veces roces con los obispos de la Iglesia Católica sobre diversos temas y los ha acusado de actuar políticamente cuando critican a su Gobierno.