Publicado el 24 de abr de 2013 6:28 am |

  comentarios

Foto: REUTERS/Alessandro Bianchi

(Ciudad del Vaticano, 24 de abril. AFP) – El papa argentino Francisco pidió este miércoles que cese el “baño de sangre” en Siria y volvió a pedir la liberación de los dos obispos ortodoxos secuestrados en ese país durante la audiencia general en la plaza de San Pedro.

“Renuevo el invito para que cese el baño de sangre en Siria y se encuentre una solución rápida a la crisis”, dijo el pontífice que reiteró su pedido para que “puedan regresar pronto a casa” los dos obispos ortodoxos secuestrados en Alepo (norte), desmintiendo así informaciones de la víspera sobre su liberación.

Ante cerca 100.000 personas que asistían a la audiencia general, el Papa volvió a instar por la paz en Siria tal como lo había hecho en su primer mensaje de Pascua desde el balcón de la basílica de San Pedro.

En ese mensaje “urbi et orbi”, el primer pontífice latinoamericano se pronunció por primera vez contra los conflictos “sangrientos” que azotan al planeta.