Publicado el 03 de may de 2013 6:30 am |

  comentarios

Foto: AFP / Kim Jae-Hwan / Archivo

(SEüL, 03 de mayo. AFP) – La policía de Corea del Sur anunció este viernes que no permitirá el anunciado lanzamiento de panfletos contra Corea del Norte a través de la frontera entre los dos países, después de que las autoridades norcoreanas amenazaran con represalias en el caso de que se hiciera.

Un grupo de refugiados norcoreanos en Corea del Sur había anunciado para el sábado el lanzamiento de un globo aerostático con 200.000 panfletos a través de la frontera, en protesta por las violaciones de los derechos humanos en el Corea del Norte.

Los panfletos llamarían a los norcoreanos a iniciar una sublevación popular contra el régimen comunista.

Los surcoreanos, en cambio, se oponen a la protesta porque Corea del Norte amenazó con atacar los sitios utilizados para el lanzamiento de los globos aerostáticos.

Para prevenir posibles conflictos y choques entre activistas y vecinos, hemos decidido detener el vehículo (cargado con los panfletos) antes de que llegue al sitio previsto para su lanzamiento”, dijo la policía.

De acuerdo con la agencia de noticias surcoreana Yonhap, las autoridades locales tenían previsto movilizar a hasta 500 agentes de policía para bloquear las carreteras de acceso a Imjingak, de donde los activistas tenían previsto lanzar el globo.

El jueves, las autoridades norcoreanas avisaron que no se quedarían de brazos cruzados ante el lanzamiento, que condenaron como un “acto de provocación intolerable” porque se trataría de una mancha a la imagen de Corea del Norte y un insulto a su dignidad.

Por su parte, el activista norcoreano Park Sang-hak dijo que el grupo consideraba la posibilidad de postergar el lanzamiento del globo si las autoridades se lo pedían. La policía surcoreana ya había impedido una protesta del mismo grupo el pasado 13 de abril.

Para el gobierno de Corea del Sur es importante interrumpir cualquier acto que pueda ser considerado una provocación, por lo menos mientras intenta resolver con Corea del Norte una disputa sobre el retorno de siete trabajadores surcoreanos retenidos en una zona industrial binacional.