Publicado el 09 de may de 2013 8:41 am |

  comentarios

Video: Euronews, 9 de mayo de 2013

(Caracas, 9 de mayo, Noticias24).- Tras haber sido liberadas, comienzan a salir a luz los horrores sufridos por las tres mujeres secuestradas en Cleveland. Aunque las autoridades han sido cautas en adelantar detalles de las investigaciones, es inevitable que un caso como este la información no se filtre.

El diario argentino El Clarín publicó un artículo en el reseñan que de acuerdo con el canal de televisión local WKYC-TV de Cleveland, que citó fuentes policiales, habría habido “múltiples” embarazos y abortos de las tres mujeres durante su secuestro.

Asimismo, la publicación indica que dos de las mujeres generalmente estaban recluidas en el sótano y la otra en una habitación arriba. Y que al menos uno de los cuartos tenía cadenas colgando del techo. También se habrían encontrado cintas y otros utensilios de sodomización.

A continuación el artículo completo:

Los primeros detalles de cómo fue el cautiverio de las tres mujeres secuestradas en Cleveland, Ohio, durante diez años comienzan a llegar a la superficie, revelando una década de espanto y abusos.

Según el canal de televisión local WKYC-TV de Cleveland, que citó fuentes policiales, habría habido “múltiples” embarazos y abortos de las tres mujeres durante su cautiverio.

Amanda Berry (27), Georgina Lynn DeJesus (23) y Michelle Knight (31) fueron halladas ayer, cuando una de ellas (Berry) logró llamar la atención de un vecino mientras su captor se hallaba fuera de la casa. Junto con las mujeres había una nena de seis años, supuestamente hija de Amanda.

Fuentes policiales dijeron al canal NewsChannel5 que durante la década de cautiverio las tres mujeres sufrieron abortos involuntarios después de haber sido golpeadas o porque estaban desnutridas. Al menos cinco bebés nacieron en la casa.

La policía está investigando cada centímetro de la casa, propiedad de Ariel Castro -el principal sospechoso del secuestro, detendio junto a sus dos hermanos-, ubicada en el 2207 de la avenida Seymour. Tambien están revisando otras propiedades.

Según el sitio online del National Post, de acuerdo a los registros de la propiedad, la casa comprada por Castro en 1992, tiene cuatro habitaciones, un baño y un sótano. Si bien el FBI en rueda de prensa no quiso dar detalles sobre qué fue lo que ocurrió en el interior de la vivienda, medios locales brindaron algunos informes escalofriantes.

Fuentes policiales dijeron a 19 Action News que dos de las mujeres generalmente estaban recluidas en el sótano y la otra en una habitación arriba. Y que al menos uno de los cuartos tenía cadenas colgando del techo. También se habrían encontrado cintas y otros utensilios de sodomización.

Debido a los golpes que sufría, Michelle Knight habría sufrido al perdida de audición de un oido, informó el Canal 8 de Cleveland. La mujer le dijo a la policía que la golpeaban en la cabeza.

Siempre según el National Post, fuentes policiales indicaron que Knight aseguró a los investigadores que había otra mujer en la casa cuando fue secuestrada. Pero un día ya no estaba más. Y en una pared del sótano está escrito el nombre de una mujer y la frase “Que en paz descanse”, pero la policía no puede asegurar si está relacionado con el caso.

Tampoco se sabe qué pasó con los niños que habrían nacido allí. La policía de Cleveland informó que hay indicios de tierra removida recientemente en el patio trasero de la casa.

Para mantener oculto su macabro delito, Castro convirtió su casa en una fortaleza. Usó tela metálica y lona azul para hacer una valla de dos metros y medio y dejó que los árboles y arbustos la cubrieran para que nadie pudiera ver los horrores que sucedían adentro.

Con información de El Clarín