Publicado el 09 de may de 2013 5:03 pm |

  comentarios

Foto: Adel Hana / AP

(Ciudad de Gaza/Franja de Gaza, 9 de mayo. AP) — Un destacado clérigo islamista que visita la Franja de Gaza dijo el jueves que Israel no tiene derecho a existir y respaldó el lanzamiento de cohetes contra el estado judío, dando una pátina de legitimidad al grupo islamista Hamas en la granja costera que gobiernan sus dirigentes.

Yusuf al-Qaradawi es la última personalidad islámica que visita Gaza, ayudando a Hamas a romper su aislamiento internacional. Estados Unidos, la Unión Europea e Israel consideran a Hamas un grupo terrorista, mientras que su rival Fatá, que gobierna en Cisjordania, disfruta del respaldo occidental.

La declaración de Al-Qaradawi es la más contundente hasta la fecha de un visitante a esa franja.

“Esta tierra nunca fue territorio judío. Palestina es para la nación árabe islámica”

“Esta tierra nunca fue territorio judío. Palestina es para la nación árabe islámica”, dijo al-Qaradawi, un clérigo con sede en Catar famoso por su popular programa de televisión y muy conocido en el mundo islámico.

“Los cohetes fabricados en Gaza son más poderosos que los cohetes de la ocupación” israelí, agregó.

Hamas se apoderó de la Franja de Gaza en el 2007 tras varios días de lucha contra la facción palestina Fatá. Desde entonces, los islamistas de Hamas han lanzado miles de cohetes contra aldeas israelíes. Israel efectuó dos grandes incursiones de represalia, una en el 2008-2009 y la otra a fines del año pasado en la que mató al jefe del ala militar de Hamas.

Israel se retiró de Gaza en el 2005, pero impuso un bloqueo marítimo y controles a los bienes que van de Israel al territorio. Los gobernantes de Hamas en Gaza y sus partidarios siguen refiriéndose a Israel como “la ocupación” por su control en Cisjordania y la creencia generalizada que la existencia de un estado judío en el Medio Oriente es una ocupación ilegítima.

La Autoridad Palestina, dominada por Fatá y que gobierna en Cisjordania, condenó la visita de al-Qaradaw y dijo que su presencia consolida la distancia entre las facciones palestinas.