Publicado el 24 de jun de 2013 11:00 am |

  comentarios

Foto: AP / Archivo

(Roma, 24 de junio. Noticias24) – El pasado 17 de mayo, la joven marroquí Karima el Mahroug, conocida como “Ruby” testificó por primera vez en el juicio que se celebró en Milán contra tres personas del entorno del exprimer ministro italiano Silvio Berlusconi por proxenetismo e inducción a la prostitución, y por el que fue condenado hoy a siete años de cárcel.

Fue el primero de los dos juicios que intentaron esclarecer si hubo incitación a la prostitución en las fiestas que Berlusconi celebraba en sus residencias.

En este juicio estuvieron imputados el representante de artistas Lele Mora; el director de informativos de canal de televisión Rete Quattro (propiedad de Berlusconi), Emilio Fede, y la exconsejera de la región de Lombardía Nicole Minetti.

En el otro proceso, la fiscalía pidió para Berlusconi seis años de prisión e inhabilitación de por vida por un supuesto abuso de poder, después de que llamó a una comisaría para que pusieran en libertad a Ruby, e incitación a la prostitución de menores, ya que Ruby participó en estas fiestas cuando tenía 17 años.

Ruby explicó como en estas cenas Las chicas bailaban disfrazadas de enfermeras o monjas de manera provocativa.

La joven no había testificado en ninguno de los dos procesos, ya que en el juicio contra Berlusconi no ha sido llamada a declarar.

En su declaración de hoy, Ruby relató como tras conocer a Mora y Fede fue invitada a algunas cenas en la mansión que Berlusconi tiene en Arcore, cerca de Milán, y explicó a los jueces que en estas fiestas se presentó con su nombre falso y que contó que era de origen egipcio y brasileño y tenía 19 años.

También aseguró que fue ella quien contó qué su madre era pariente del entonces presidente egipcio, Hosni Mubarak.

Ruby, como ya han declarado otras jóvenes en este proceso, explicó como en estas cenas las chicas bailaban disfrazadas de enfermeras o monjas de manera provocativa.

Recordó que en una ocasión, Minetti, que antes de entrar en política era la higienista dental de Berlusconi, vestía de monja y se quitó el hábito y siguió bailando en ropa interior.

Asímismo, relató cómo otras jóvenes se disfrazaban con caretas que representaban al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, o como Ilda Bocassini, la fiscal de Milán que ha llevado varios juicios contra el exmandatario.

“Las jóvenes se acercaban al presidente Berlusconi de manera sensual mientras bailaban, pero nunca hubo contacto físico”, agregó.

La marroquí aseguró que ni Mora, ni Fede sabían que era menor de edad a pesar de que cuándo les conoció durante un concurso de belleza en Sicilia tenía 16 años y falsificó la edad en la inscripción a este certamen.

También contó cómo en las cinco o seis veces que participó en las cenas en la casa de Berlusconi, éste le entregó al final un sobre que contenía entre 2.000 y 3.000 euros.

La joven marroquí explicó que tras la primera fiesta fue siempre Berlusconi quien la contactó para invitarla a más cenas y que en una ocasión se quedó a dormir sola en una de las habitaciones.

Berlusconi durante el proceso en el que está imputado siempre ha negado que se practicase sexo durante las cenas, así como reiterado que nunca mantuvo relaciones sexuales con Karima El Maroug y que creía que Ruby era la sobrina del entonces presidente egipcio y que la ayudó económicamente.

Ruby reconoció hoy que el contable de Berlusconi, Giuseppe Spinelli, le entregó 30.000 euros para que abriese un centro estético.

Con información de EFE