Publicado el 02 de jun de 2013 3:21 pm |

  comentarios

Foto:EFE/Sebastião Moreira

SAO PAULO (AP) — Millares de homosexuales, lesbianas, transexuales y simpatizantes se congregaron el domingo en el centro de Sao Paulo, la ciudad más grande de Brasil, en la 17 edición de la parada de orgullo gay con un mensaje de defensa a la igualdad de sus derechos y de rechazo a la homofobia.

La manifestación más tradicional de los gays brasileños se desarrolló en un clima de fiesta con una sucesión de camiones que llevaban bandas musicales a lo largo de las vías del centro de Sao Paulo.

La llamada “parada gay” comenzó con un ambiente frío por la lluvia que caía desde la mañana en la ciudad, capital financiera e industrial de Brasil, aunque los participantes de trajes coloridos fueron entrando en calor con la música. Los organizadores esperaban que 3,5 millones de personas participaran a lo largo de las seis horas del evento.

La parada de 2013 se realizó con el lema de “Para el armario nunca más”, una frase que sirve de respuesta al brote de manifestaciones contrarias a los derechos de los homosexuales de parte de sectores conservadores.

Foto:EFE/Sebastião Moreira

“Antes no incomodábamos tanto a esos sectores porque vivíamos en la invisibilidad del gueto. A partir del momento en que salimos del armario y comenzamos a reivindicar la igualdad, ellos pasan a perseguirnos y tratar de impedir nuestras conquistas. Eso no lo vamos a admitir”, sostuvo Fernando Quaresma, presidente de la Asociación Parada de Orgullo Gay.

Aludió con ello las posturas homofóbicas del diputado Marco Feliciano, un pastor evangélico que preside la comisión de derechos humanos y minorías de la Cámara de Diputados, y proyectos de ley en discusión en el Congreso como uno que permite a psicólogos realizar tratamientos para “curar” homosexuales.

Antes del inicio del desfile los manifestantes recibieron manifestaciones de apoyo político en una conferencia de prensa en la que participaron el gobernador del estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, el alcalde de la ciudad homónima, Fernando Haddad, y la ministra de Cultura Marta Suplicy.

“La homofobia ha sido un tema recurrente en los últimos años y parece que no avanzamos mucho en combatirla, estamos amarrados por una fuerza conservadora”, lamentó Suplicy, una ex alcaldesa de Sao Paulo. “El contrapunto a esa fuerza conservadora es la parada gay. Si por el Congreso no ocurre nada, la respuesta tiene que venir de afuera”, agregó.

En la fiesta de cierre de la parada estaba prevista la participación de la cantante Daniela Mercury, quien recientemente salió del armario y anunció su intención de casarse con su actual novia.