Publicado el 07 de jun de 2013 9:32 pm |

  comentarios

Foto: EFE

(Lima, 7 de junio – EFE).- La condena a cadena perpetua dictada hoy contra el “camarada Artemio”, el último líder histórico del grupo terrorista Sendero Luminoso, dejó a esa agrupación con todos sus cabecillas en prisión.

La Sala Penal Nacional de Terrorismo, presidida por la juez Clotilde Cavero e integrada por los magistrados María Luz Vásquez y Cayo Alberto Rivera, sentenció a cadena perpetua a Florindo Eleuterio Flores Hala, el “camarada Artemio”, tras considerarlo responsable de los delitos de terrorismo, narcotráfico y lavado de activo.

También decidió que el cabecilla, que fue capturado en febrero del año pasado, deberá pagar 500 millones de soles (unos 185 millones de dólares) en reparación civil al Estado.

“Artemio” era el último de los líderes senderistas que participaron en el inicio de la guerra que lanzó esa agrupación terrorista contra el Estado peruano en 1980.

Durante la lectura de la sentencia se señaló que el juicio oral permitió comprobar que “Artemio” fue dirigente máximo y líder del Comité Regional Huallaga de Sendero Luminoso, en la selva norte del país.

En tal condición, añadió la sentencia, cometió diversos delitos en calidad de autor directo o mediato (con mando o dominio del hecho).

El tribunal también indicó que “Artemio” cometió actos terroristas en el Valle del Huallaga y le atribuyó el asesinato de policías, un fiscal y un número indeterminado de civiles.

La sentencia remarcó que el procesado también ordenaba mediante su comité regional elaborar, procesar y comercializar droga a favor de su grupo terrorista, por lo que cometió el delito de narcotráfico.

Al término de la lectura, el fiscal superior Jorge Landa, encargado del caso, se mostró conforme con la sentencia, mientras que “Artemio” anunció que interpondrá un recurso de nulidad.

El proceso comenzó el pasado 19 de diciembre en la Sala de Audiencias de la Base Naval del Callao, donde también está preso el fundador de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán.

Durante las audiencias, “Artemio” negó ser narcotraficante y dijo que solo fue un dirigente político, por lo que no tiene arrepentimientos.

“Me quieren incriminar en delitos que no he cometido. No tengo que pedir perdón de nada, no tengo nada de qué arrepentirme”, afirmó “Artemio” antes de señalar que se habían inventado una “historia policial” sobre su vida.

Me quieren incriminar en delitos que no he cometido

Según el acusado, él entró a Sendero Luminoso “al ser uno más de los jóvenes abandonados por el Estado” y añadió que se dio cuenta de que se debía dar una solución pacífica al conflicto interno que se vivía desde 1980 en el país.

Sin embargo, durante el proceso, se denunció que financió la conformación del Movadef, un grupo que pide la excarcelación de Guzmán y todos los sentenciados por participar en la guerra interna.

Un testigo, que perteneció a Sendero y mantuvo su identidad en reserva, dijo que Flores Hala cobraba a los pobladores de la región selvática donde operaba y destinaba ese dinero para “sus amantes y para un abogado en Lima que estaba formando el Movadef, de nombre ‘Crespo’”.

Alfredo Crespo es actualmente abogado de ‘Artemio’ y dirigente visible de Movimiento por Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef), un grupo calificado como el brazo político de Sendero y que pide la amnistía para Guzmán y los integrantes de esa banda armada.

Por esos motivos, la Fiscalía había solicitado que “Artemio” fuera condenado a cadena perpetua y al pago de 10.000 millones de soles (3.663 millones de dólares) en reparación civil, al atribuirle medio millar de actos terroristas, así como el asesinato de unos 60 policías, un fiscal y un número indeterminado de civile