Publicado el 13 de jun de 2013 7:16 am |

  comentarios

Foto: EFE

(Castelar, 13 junio 2013. AFP)Tres personas murieron y al menos 155 resultaron heridas por el choque de un tren suburbano de pasajeros que embistió a otro que estaba parado cerca de la estación de Castelar, 30 km al oeste de Buenos Aires.

Video: AFP, 13 de junio del 2013

“Hasta el momento tenemos información de tres fallecidos”, dijo a la AFP Carlos Grillo Carbó, subsecretario de Emergencias del Municipio de Morón, del que depende Castelar.

El choque se produjo a las 07H07 locales (10H07 GMT) cuando una de las formaciones chocó en la parte trasera a otro tren que también transportaba pasajeros, informó la empresa concesionaria.

El accidente se produjo en la línea Sarmiento, la misma que el 22 de febrero de 2012 registró un accidente con 51 muertos y más de 700 heridos cuando un tren de pasajeros embistió contra el paragolpes de la terminal del barrio de Once, en Buenos Aires.

El ministro argentino del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, dijo en un mensaje al país que 155 personas sufrieron heridas de distinta gravedad y fueron atendidas en siete hospitales de la zona, en la poblada periferia oeste de Buenos Aires.

“Para que se puedan realizar las investigaciones a fondo, se interrumpirá el servicio por 24 horas porque queremos determinar en forma fehaciente si fue un siniestro o un accidente. El motorman y el acompañante están incomunicados. El tren que chocó tenía frenos nuevos”, dijo Randazzo.

Los motorman y sus acompañantes de las dos formaciones que chocaron hoy en la estación bonaerense de Castelar están detenidos e incomunicados, informaron fuentes judiciales.

La empresa privada a cargo del servicio, UGO-SM, indicó que el tren no se detuvo pese a haber atravesado por tres señales que indicaban peligro.

“De acuerdo al reglamento operativo, ante una señal de peligro el conductor debe detener completamente la formación, situación que no ocurrió”, indicó la concesionaria UGO-SM en un comunicado.

Cuatro horas después del accidente, las autoridades dieron por concluido el operativo de rescate que incluyó 300 personas, entre profesionales, bomberos y voluntarios, mientras mucha gente preocupada se acercaba para informarse sobre la situación de sus familiares que viajaban en el tren accidentado.

“Busco a mi hijo Marcelo Aguirre, de 23 años”, dijo angustiada a la AFP Beatriz Aguirre, mientras comunicaba su caso a los socorristas que brindaban información a los familiares sobre las personas hospitalizadas.

“Busquen, busquen por favor con cuidado, se llama Manuel Tolaba, de 29 años, tiene que estar en alguna lista”, decía sumamente nerviosa Alicia Castro, que buscaba a su cuñado con un bebe en brazos.

La empresa privada a cargo del servicio, UGO-SM, indicó que el tren no se detuvo pese a haber atravesado por tres señales que indicaban peligro.

Voluntarios y bomberos rescataron a los lesionados entre los hierros retorcidos de los primeros vagones del tren que quedaron incrustados contra la formación que estaba detenida, constató una periodista de la AFP.

A las 7.07 hs (10h07 gmt) la formación 3725 chapa 19 se encontraba detenida entre las estaciones de Morón y Castelar sentido ascendente, cuando, por motivos que aún se desconocen, la formación 3727 chapa 1 embistió de atrás a la formación que se encontraba detenida”, describió en un comunicado la empresa a cargo de la línea Sarmiento del ferrocarril, que une la periferia oeste con el centro de la Capital.

Tras el accidente de 2012 en esa misma línea ferroviaria, la presidenta Cristina Kirchner anunció en enero pasado el cambio de todos los vagones de las líneas Sarmiento y Mitre (que unen la periferia norte con la Capital), que se encontraban en pésimas condiciones, por coches que serán fabricados en China y estarán operativos en 16 meses.

Por el accidente de Once en 2012, la justicia argentina encausó a dos exsecretarios de Transporte y a los empresarios encargados de la concesión de los trenes, mientras que el área de Transporte que dependía del ministerio de Planificación Federal pasó al ministerio del Interior.

Ese accidente constituyó un golpe para la popularidad del gobierno de Kirchner, según encuestas.

El sistema ferroviario argentino fue privatizado en los años 90 durante el gobierno de Carlos Menem (1989-99), cuando se cerraron decenas de estaciones y ramales en todo el país, sin que desde entonces se hayan hecho inversiones suficientes para mejorar el servicio.

Leandro Despouy, presidente de la Auditoría General de la Nación, manifestó su “enorme preocupación por la frecuencia con que estos accidentes se transforman en tragedia”, en declaraciones el jueves a la televisión.

“Todo el sistema ferroviario está colapsado. Hacen falta inversiones muy fuertes y de esta situación de inseguridad no se sale de un día para otro”, agregó.

Foto: EFE
Foto: EFE
Foto: EFE
Foto: EFE
Foto: EFE
Foto: @zayrus
Foto: @zayrus
Foto: @zayrus
Foto: @zayrus
Foto: @AlejoGalarreta
Foto: Diario Popular de Argentina

Con información de El Clarín, La Nación EFE y AFP