Publicado el 22 de jun de 2013 4:17 pm |

  comentarios

Foto: Neilson Barnard/Getty Images/AFP

París, 22 jun (EFE).- La excandidata presidencial colombiana Ingrid Betancourt hizo hoy “un llamamiento a la responsabilidad” de las partes negociadoras en su país, a las que pidió que no utilicen el “chantaje a la paz” porque en este proceso “Colombia se está jugando su historia”.

“Estoy muy esperanzada” con el proceso de paz en Colombia, subrayó Betancourt en declaraciones a la prensa durante un acto de apoyo a la oposición iraní en Villepinte, al norte de París.

Insistió en que para una generación como la suya lo que está en juego es mucho, y en que por eso mismo para los que están implicados en las conversaciones “el resultado no tiene que ser el objetivo, sino el proceso”.

En concreto, advirtió contra las tentaciones de hacer del proceso “una carta de negociación” y pidió que se utilice la negociación “para una transformación en profundidad que necesita Colombia”.

“Para las Farc -comentó- es un momento difícil” porque durante su historia han sido “una organización fuera del tiempo” en “un sistema autista” y “estalinista”, y “de un día para otro deciden conectarse con la realidad” del país.

La política ecologista, que estuvo secuestrada por la guerrilla durante seis años hasta su liberación en 2008, puso el acento en que por primera vez se ve en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) “el interés en convencer al otro”.

Preguntada sobre si ha llegado a perdonarles por su secuestro, contestó: “sí, intelectualmente”, y precisó que como a muchos colombianos, lo que ha sucedido “nos duele”.

Por otro lado, Betancourt, habitual soporte del Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI), denunció la idea de que el vencedor de las elecciones presidenciales de Irán, Hasán Rohaní, constituya una esperanza por haberse presentado como un moderado.

“Estamos ante un caso de desinformación flagrante”, señaló antes de recordar que Rohaní “se jacta de haber engañado al mundo” cuando se encargaba de las negociaciones internacionales sobre el programa nuclear iraní.

Por eso, dijo que le “impacta el silencio de la prensa” sobre la situación, sobre todo teniendo en cuenta que el de Teherán “es un régimen que ha hecho de la mujer un no ciudadano” al privarla de derechos y marginarla en los comicios.

Advirtió, además, de que “el terrorismo en el mundo está alimentado desde Irán”, y estimó que la posición de los gobiernos occidentales, que no envían representantes a manifestaciones como las de hoy, ilustran que “tienen miedo de Irán”.