Publicado el 23 de jun de 2013 8:58 am |

  comentarios

Foto: AFP / Archivo

(Washintong, 23 de junio – AFP).- El Gobierno de EE UU afirmó hoy que buscará la cooperación policial de los países que puedan recibir a Edward Snowden, el extécnico de la CIA acusado de espionaje y quien abandonó Hong Kong para evitar su extradición a este país.

Continuaremos discutiendo este asunto con Hong Kong y buscaremos la cooperación policial relevante de otros países adonde el señor Snowden pueda intentar viajar” dijo a Efe Nanda Chitre, una portavoz del Departamento de Justicia en un correo electrónico.

Según medios rusos, Snowden llegó hoy a un aeropuerto de Moscú, capital adonde viajó tras abandonar Hong Kong con la ayuda del grupo WikiLeaks, un día después de que el Gobierno de EEUU solicitara formalmente su extradición.

Snowden “no debería ser autorizado” a seguir viajando tras llegar a Moscú con destino a Ecuador, declaró en la madrugada del lunes el departamento de Estado estadounidense.

El portavoz del departamento de Estado, Jen Psaki, que acompaña al secretario John Kerry en su viaje por India, confirmó que su país anuló el pasaporte de Snowden porque la justicia de su país lo reclama por diversos delitos.

“Personas buscadas por diversos delitos como el señor Snowden no deberían ser autorizadas a efectuar ningún viaje internacional, aparte del necesario para trasladarlo a Estados Unidos”, declaró Psaki.

“WikiLeaks dijo en su cuenta de Twitter que ayudó a Snowden a salir y a buscar asilo político”

Chitre explicó que el Gobierno de Estados Unidos fue informado por las autoridades de Hong Kong de que “el señor Snowden salió de Hong Kong hacia un tercer país”, sin dar más detalle al respecto.

La portavoz señaló que Washington solicitó a Hong Kong la extradición de Snowden en base a la queja criminal divulgada el viernes pasado en un tribunal del Distrito este de Virginia, y en conformidad con el Acuerdo de EEUU-Hong Kong para la Entrega de Fugitivos.

Las autoridades del Gobierno de Hong Kong indicaron que la solicitud de Estados Unidos “no cumplió plenamente con los requisitos legales bajo la ley de Hong Kong” y pidieron más información al Gobierno de Washington para determinar si existía una base legal para impedir la salida de Snowden.

WikiLeaks dijo en su cuenta de Twitter que ayudó a Snowden a salir y a buscar “asilo político en un país democrático”, pero no está claro cuál es su destino final

Se instrumentaron nuevos procedimientos de seguridad informática para impedir fugas de información

Por su parte, el director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) de Estados Unidos, general Keith Alexander, anunció este domingo que se instrumentaron nuevos procedimientos de seguridad informática para impedir fugas de información como la que realizó el ex contratista Edward Snowden.

Pusimos en práctica medidas que nos brindarán la capacidad de vigilar a nuestros administradores de sistemas, lo que hacen, de qué se ocupan”, declaró Alexander, director de la NSA, a la cadena ABC.

“La caza continúa”

“La caza continúa”, señaló la senadora por California Dianne Feinstein, titular del Comité de Inteligencia del Senado. “Y tendremos que ver qué pasa”, agregó.

Feinstein dijo a la cadebaCBS que se había enterado de que Snowden podía tener en su poder más material para filtrar, aunque no es seguro cuánto, pero podrían se “más de 200 ítems separados”.

“Creo que necesitamos saber qué tiene exactamente. Podría tener mucho, mucho más. Podría realmente poner a gente en peligro. No lo sé”, señaló a la cadena

El exempleado de Booz Allen Hamilton, contratista de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), viaja según WikiLeaks acompañado de diplomáticos, a los que no identificó, como tampoco detalló su destino final.

Snowden viaja “con destino a una nación democrática a través de una ruta segura para encontrar allí asilo. Está escoltado por diplomáticos y asesores legales de WikiLeaks”, indicó la organización fundada por Julian Assange en un comunicado.

“Pusimos en práctica medidas que nos brindarán la capacidad de vigilar a nuestros administradores de sistemas”

Las autoridades estadounidenses acusaron formalmente a Snowden de espionaje, hurto y uso ilegal de bienes públicos, y cursaron un pedido de captura con fines de extradición a Hong Kong, a donde el ex contratista había viajado el 20 de mayo tras filtrar los documentos clasificados.

Pero Snowden abordó este domingo un avión de Aeroflot con destino a Moscú, de donde según trascendidos partiría mañana rumbo a Caracas con escala en La Habana.

El senador por Nueva York Chuck Schumer expresó su decepción con el gobierno autónomo de Hong Kong por permitir la salida de Snowden de ese territorio chino.

“Es muy decepcionante lo que ha hecho Hong Kong” y “resta por saberse cuánta influencia tuvo Pekín”, dijo Schumer a CNN. “Tengo la sensación de que aquí estuvo involucrada la mano de Pekín”, agregó.

El gobierno de Hong Kong indicó que no tenía “bases legales” para impedir viajar a Snowden, ya que el gobierno de Estados Unidos no entregó el viernes suficiente información para justificar su detención y eventual extradición.

“Lo que enfurece es que el primer ministro (Vladimir) Putin de Rusia ayude e instigue el escaspe de Snowden”, señaló el senador Schumer. “Parece que Putin siempre quiere meterle el dedo en el ojo a Estados Unidos, ya sea con Siria, Irán, y ahora, por supuesto, con Snowden”.

“Si es así como deben tratarse ahora los aliados, creo que tendrá importantes consecuencias en la relación Estados Unidos-Rusia”, señaló Schumer, quien dijo esperar que el gobierno pidiera a Moscú retener a Snowden. “Si Rusia lo hará, no lo sé”.

El director de la NSA, general Keith Alexander, anunció este domingo que se instrumentaron nuevos procedimientos de seguridad informática para impedir fugas de información como la que realizó Snowden.

“Pusimos en práctica medidas que nos brindarán la capacidad de vigilar a nuestros administradores de sistemas, qué hacen, de qué se ocupan”, declaró Alexander, director de la NSA, a la cadena ABC.

“Hemos cambiado las contraseñas”, explicó. “Pero al final, debemos confiar en que nuestros empleados harán lo que tienen que hacer”, aseguró. “Obviamente, el sistema no funcionó como debió hacerlo”, agregó Alexander.