Publicado el 24 de jun de 2013 8:41 am |

  comentarios

Foto: EFE

(El Carmen de Bolívar, 24 de junio. EFE).- Los campesinos de Los Montes de María, una de las regiones más castigadas por el conflicto armado en Colombia, marcharon hoy para manifestar su deseo de paz y de reconciliación, acto en el que participó el presidente Juan Manuel Santos, quien dijo que las Farc deben “jugar limpio”.

La manifestación congregó a más de 10.000 personas en las afueras de El Carmen de Bolívar, a unos 114 kilómetros de Cartagena, la capital del departamento de Bolívar, hasta donde llegaron delegaciones de los ocho departamentos del caribe colombiano, incluido un grupo del archipiélago de San Andrés.

“Les hemos dicho a las Farc: tienen que reconocer a las víctimas como núcleo en esta negociación”

Muchos de los manifestantes portaban pancartas en las que reclamaban justicia y la devolución de las tierras que les fueron usurpadas.

Santos, que usó una gorra para protegerse de un sol canicular que subió las termómetros casi hasta 40 grados, se sumó a la marcha y luego se dirigió a la multitud para decirles que las víctimas deben estar en el “centro” de la búsqueda de la paz.

“La paz se construye reconociendo, atendiendo y cuidando a quienes han sido víctimas del conflicto”, manifestó el presidente, quien reclamó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que reconozcan en los diálogos de paz que se llevan a cabo en La Habana a quienes han sufrido la violencia armada en casi medio siglo de conflicto en Colombia.

“Les hemos dicho a las Farc: tienen que reconocer a las víctimas como núcleo en esta negociación”, expresó Santos, cuyo gobierno impulsó la Ley 1448 de 2011, conocida como ley de víctimas y restitución de tierras, destinada a reparar a millones de colombianos que han padecido la violencia del conflicto.

Según Santos, más de 160.000 víctimas recibieron compensaciones del Gobierno el año pasado, pero reconoció que “el camino por recorrer es muy largo” puesto que el conflicto en el país ha dejado cerca de 5,5 millones de víctimas entre las que se cuentan muertos, heridos, desplazados, secuestrados, etc, según cifras oficiales.

Foto: EFE

El presidente dijo que hasta el momento las autoridades han recibido 42.000 solicitudes de restitución de tierras en todo el país, de las cuales más de 4.400 son de la región de Los Montes de María, una zona montañosa que abarca varios departamentos de la costa caribe y que durante años fue rehén del terror, primero de grupos guerrilleros y luego de paramilitares.

Es por eso que el presidente restituyó hoy a 39 familias de Los Montes de María y les entregó los títulos de propiedad de las tierras que un día les fueron arrebatadas por los grupos armados.

“Si ha habido una región del país que ha sufrido la violencia es esta región de Los Montes de María. De las masacres más espantosas de los paramilitares, más de 50 se han cometido en Los Montes de María”, agregó el mandatario.

“Queremos que entreguen las armas pero que sigan combatiendo con argumentos, que cambien las balas por los votos”

Cifras de la organización de mujeres Narrar para Vivir, divulgadas hoy por su directora, Mayerli Angarita Roble, muestran que en Los Montes de María se han registrado desde 1997 más de 215.000 desplazamientos forzados, 4.052 homicidios y 157 masacres.

Para acabar con ese círculo de violencia, el presidente Santos pidió a las FARC que muestren voluntad de paz y que “jueguen limpio” en los diálogos en La Habana.

“No comiencen con los imposibles, con cosas que nadie les va a conceder, que no están dentro de los acuerdos”, dijo el presidente en una aparente referencia a pedidos de las FARC como la convocatoria de una asamblea constituyente.

Santos también subrayó que esa guerrilla debe entregar las armas al firmar un acuerdo de paz porque una de las cosas que se busca con este proceso de negociaciones es que las FARC hagan “política sin armas”.

“Queremos que entreguen las armas pero que sigan combatiendo con argumentos, que cambien las balas por los votos”, manifestó el mandatario, quien prometió que el Estado colombiano dará “todas las garantías y todos los espacios” a las FARC si se incorporan al sistema democrático.

Santos reiteró que cuando tomó la decisión de negociar con las FARC lo hizo a sabiendas de que sería “un proceso difícil” y de que “la paz tiene muchos enemigos”.

En ese sentido subrayó que decidió negociar la paz sin un cese al fuego previo porque esa circunstancia, “lo que hace es prolongar el conflicto y lo que yo quiero es acabar el conflicto”, explicó.