Publicado el 24 de jun de 2013 11:09 am |

  comentarios

Foto:AFP/ Gleison Miranda

(Brasilia, 23 de junio. AP) — Indígenas brasileños liberaron a tres biólogos que habían sido secuestrados el viernes cuando investigaban la flora y fauna de una región amazónica para la instalación de una planta hidroeléctrica, informó el lunes el gobierno.

La Fundación Nacional del Indio (Funai), órgano estatal encargado de política indigenista, encabezó la negociación con los indígenas de la comunidad munduruku para lograr la liberación de los biólogos a cambio de un compromiso de suspender las investigaciones en la región.

“Los indígenas se negaron a devolver equipos como computadoras y cámaras fotográficas”

Los científicos secuestrados son especialistas en mamíferos y peces, y no entraron en territorio indígena, según un comunicado de Eletrobras, la empresa eléctrica comandada por el gobierno que está a cargo del proyecto de hidroeléctrica sobre el amazónico río Tapajós, en el estado de Pará.

La oficina de prensa de la Funai reveló que uno de los acuerdos alcanzados con los indígenas fue la realización de una consulta con las comunidades aledañas al Tapajós para discutir el proyecto de construcción de plantas hidroeléctricas sobre el afluente.

Pese a que los científicos fueron liberados, los indígenas se negaron a devolver equipos como computadoras y cámaras fotográficas con la información recogida en sus investigaciones.

El secuestro de los biólogos se dio en momento que la construcción de otra planta hidroeléctrica, Belo Monte, sobre el amazónico río Xingú, ha sido paralizada repetidamente por la ocupación de indígenas opuestos a su construcción.

Belo Monte se proyecta como la tercera mayor represa hidroeléctrica del mundo, detrás de las Tres Gargantas, de China, y de Itaipú en la frontera entre Paraguay y Brasil.