Publicado el 24 de jun de 2013 11:59 am |

  comentarios

(Washington, 24 de junio – EFE).- Más de 111.000 personas han firmado hasta hoy una petición ciudadana al presidente Barack Obama para que perdone a Edward Snowden, responsable de la filtración de los programas secretos de espionaje del Gobierno estadounidense.

La solicitud, creada el pasado 9 de junio, está colgada en el sitio “Nosotros, el pueblo” del portal de la Casa Blanca, que publica las peticiones que, en ejercicio de su derecho constitucional, hacen al Gobierno los individuos y grupos.
 

La solicitud, creada el pasado 9 de junio, está colgada en el sitio “Nosotros, el pueblo” del portal de la Casa Blanca

La Casa Blanca debe responder a las peticiones cuando éstas alcanzan las 100.000 firmas.

“Edward Snowden es un héroe nacional y debería emitirse inmediatamente un perdón pleno y absoluto por cualquier delito que haya cometido o pueda haber cometido al divulgar los programas secretos de vigilancia”, indica la petición, creada por un ciudadano de Rochester (Nueva York) que se identifica con las iniciales P.M.

Lo último que se sabe de Snowden, extécnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y del FBI, es que aterrizó el domingo por la noche en Moscú procedente de Hong Kong.

El joven viajó de Hong Kong a Moscú ayudado por WikiLeaks para eludir la extradición solicitada por Estados Unidos.

“Desafortunadamente no podemos decir en qué país se encuentra”, dijo hoy el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, en una conferencia telefónica con periodistas al mencionar únicamente que Snowden está “sano y salvo”, y “en un lugar seguro”.

El joven viajó de Hong Kong a Moscú ayudado por WikiLeaks para eludir la extradición solicitada por Estados Unidos.

Una fuente anónima citada por los medios rusos reveló que Snowden tenía previsto partir hoy hacia Cuba pero, según fuentes de los servicios de seguridad rusos citada por Interfax, el estadounidense no se encontraba a bordo del avión que despegó de Moscú.

Snowden reveló al diario británico The Guardian y al estadounidense The Washington Post que la NSA y el FBI tienen acceso a millones de registros telefónicos amparados en la Ley Patriota, aprobada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Posteriormente esos diarios revelaron un programa secreto conocido como PRISM que permite a la NSA ingresar directamente en los servidores de nueve de las mayores empresas de internet estadounidenses, como Google, Facebook, Microsoft o Apple, para espiar contactos en el extranjero de sospechosos de terrorismo.