Publicado el 28 de jun de 2013 3:27 pm |

  comentarios

Foto: Reuters

(Río de Janeiro, 28 de junio. Dpa).- El astro brasileño Neymar ya definió cómo desea despedirse de la hinchada de su país: con una victoria sobre España y la conquista del título de la Copa Confederaciones en la final que se jugará el domingo en Río, con el estadio Maracaná como escenario inmejorable.

Pese a que el último duelo oficial entre España y Brasil ocurrió hace casi tres décadas -en el Mundial de México 1986-, Neymar conoce muy bien el poderío de varios de los adversarios que tendrá por delante.

En 2011, el delantero recibió según sus propias palabras “una clase de fútbol” de su futuro club, el Barcelona, que goleó por 4-0 al Santos en la final del Mundial de Clubes.

“De niño he visto actuar a todos estos jugadores, y ahora estaré entre ellos. Es un honor participar en este partido y lo recordaré por toda mi vida”

En aquel partido estaban varios de los principales jugadores de la selección española en la Copa Confederaciones, entre ellos Gerard Piqué, Sergio Busquets, Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Pedro y Cesc Fábregas.

“Ahora es totalmente diferente. Es otra historia, otro momento. En aquél entonces, éramos conscientes de que íbamos a enfrentar a un gran adversario, que nos dio una clase de fútbol. Pero acá se trata de las selecciones de Brasil y de España, es otra realidad”, afirmó hoy el futbolista, que fichó por el Barcelona hace apenas unas semanas.

“Será un placer enorme volver a encontrarme ahora a mis futuros compañeros de club, será un placer enorme jugar contra ellos. Les he deseado suerte en todos los partidos, pero no lo haré en el próximo”, bromeó.

El atacante de 21 años reveló que, aún antes de ingresar al fútbol profesional, solía seguir por televisión las actuaciones de los jugadores españoles, un hecho que agrega emoción a la gran final del domingo.

“Es un honor participar en este partido, con Iniesta, Xavi, Pedro, Sergio Ramos… Pero también admiro a los que tengo al lado mío, como Thiago Silva, Fred… De niño he visto actuar a todos estos jugadores, y ahora estaré entre ellos. Es un honor participar en este partido y lo recordaré por toda mi vida”.

La final del domingo marcará la despedida de Neymar de la hinchada del Santos, ya que en julio se presentará al Barcelona, luego de disfrutar unas cortas vacaciones con su novia, la actriz brasileña Bruna Marchezine.

“Tenemos la oportunidad de jugar contra la mejor selección del mundo. Estamos entusiasmados porque disputaremos un partido histórico, y queremos hacer historia”

Al hablar hoy en una rueda de prensa en Río, Neymar admitió que todavía no se había dado cuenta de que el domingo sería el día del “adiós” a las canchas de su país, al menos hasta el inicio del Mundial de Brasil 2014, en junio del próximo año.

“Yo todavía no lo había pensado, es algo nuevo. No sé cómo me sentiré a la hora del himno nacional, no sé si lloraré o no, pero sí sé que la emoción que voy a sentir será muy, muy fuerte”.

Según el delantero, conquistar el título ante los campeones mundiales y europeos es importante para el equipo, para los jugadores y para Brasil, que vive durante la Copa Confederaciones una ola de protestas populares contra la corrupción y los gastos públicos con el Mundial y que dejaron hasta ahora un saldo trágico de un muerto y numerosos heridos.

“Somos conscientes de la importancia que tiene este momento para Brasil. Está claro que todos apoyamos las manifestaciones, siempre y cuando sean pacíficas, sin violencia, sin vandalismo. Todo es válido por lorar un Brasil mejor. Nosotros jugamos para hacer sonreír a la gente a la que le gusta el fútbol”, agregó.

El delantero afirmó que, como todos sus compañeros, está ansioso por la final Brasil-España, y reveló que cuando se confirmó la victoria de los hombres de Vicente del Bosque sobre Italia en las semifinales llegó a comentar que desearía jugar hoy mismo el duelo decisivo.

“Tenemos la oportunidad de jugar contra la mejor selección del mundo. Estamos entusiasmados porque disputaremos un partido histórico, y queremos hacer historia. Quiero salir sonriendo, feliz y campeón con mi equipo”.

Para ello, Neymar aseguró que Brasil tendrá que jugar con “corazón e inteligencia” y, principalmente, no sentirse intimidado ante los campeones mundiales y europeos.

“Hoy, España es la mejor del mundo, lo sabemos. Son favoritos. Pero sobre la cancha debemos jugar nuestro fútbol y no abandonar nuestro estilo de atacar, regatear, arriesgar alguna jugada más peligrosa. No podemos temer correr riesgos”, enfatizó.

Con esa receta, Neymar confía en concretar el no menos osado sueño que alimenta con miras a la final: “Espero que Brasil anote un montón de goles y no sufra ninguno”.