Publicado el 28 de jun de 2013 10:08 pm |

  comentarios

Foto: EFE

(Caracas, 28 de junio. Noticias24) – Un fotógrafo estadounidense murió este viernes la ciudad egipcia de Alejandría en los enfrentamientos entere partidarios y detractores del presidente Mohamed Mursi, indicó la televisión pública y una fuente médica.

“Murió un fotógrafo-periodista de nacionalidad estadounidense en los enfrentamientos de Alejandría”, dijo la televisión. Una fuente médica confirmó a la AFP “la muerte de un ciudadano estadounidense de 21 años por tiros de perdigones”. Hasta el momento se han contabilizado tres muertos.

Un comunicado del Departamento de Estado confirmó por la noche que “un ciudadano estadounidense murió en Alejandría, Egipto”.

Fuentes de seguridad y del Ministerio de Sanidad indicaron que fue apuñalado aunque una fuente médica dijo que falleció por tiros de perdigones.

Según el jefe de seguridad de Alejandría (norte), Amine Ezzedine, el joven, que trabajaba en el centro cultural de Estados Unidos en Alexandría, “sacaba fotos” cuando murió en medio de los choques.

Por su parte, el Departamento de Estado anunció la salida de parte de sus agentes diplomáticos y consulares de Egipto “debido a los desórdenes políticos y sociales”, en un comunicado publicado en Washington.

Un año después de la asunción de Mursi, primer presidente islamista y civil de Egipto, estas concentraciones rivales ilustran divisiones crecientes en el país y los enfrentamientos hicieron temer una propagación de la violencia.

Los Hermanos Musulmanes, de los que forma parte Mursi, advirtieron a la oposición de que no permitirán un “golpe de Estado” contra el presidente, a dos días de una protesta masiva prevista el domingo para reclamar una presidencial anticipada.

Foto: EFE

A pesar del despliegue policial y militar para proteger las instalaciones vitales, se produjeron violentos choques entre seguidores y adversarios de Mursi en Alejandría, la segundad ciudad del país, donde murieron un egipcio y un estadounidense, según medios de comunicación oficiales y fuentes médicas.

Por otro lado, en la ciudad de Port-Said, en el canal de Suez, un periodista egipcio murió y varias personas más sufrieron heridas cuando unos desconocidos arrojaron un pequeño artefacto explosivo contra manifestantes antiMursi, indicó un responsable de los servicios de seguridad y varios testigos.

Desde el miércoles, siete personas han muerto por la violencia que se registra en el país.

La otra víctima en Alejandría es un egipcio que también murió por tiros de perdigones, según las autoridades.

Desde el miércoles un total de seis personas han muerto en enfrentamientos en todo el país.

La televisión mostró imágenes de los manifestantes lanzando piedras en el barrio de Sidi Gaber de Alejandría, donde fue quemada una sede del Partido de la Libertad (PLJ), la organización política de los Hermanos Musulmanes, el movimiento del presidente.

Otra sede del partido en Aga, en el delta del Nilo, corrió la misma suerte.

También hubo enfrentamientos en las provincias de Daqahliya y Beheira, con al menos 130 heridos en todo Egipto, según responsables de seguridad.

En El Cairo, decenas de miles de simpatizantes de partidos islamistas se congregaron en las inmediaciones de la mezquita Rabaa Al Adauiya de Nasr Ciry, un suburbio de la capital, para expresar su apoyo a Mursi y su rechazo a que abandone la presidencia sólo un año después de su toma de posesión, como pide la oposición.

“No vamos a permitir un golpe de estado contra el presidente”, dijo Mohamed Al Beltagui, un dirigente de los Hermanos Musulmanes ante miles de seguidores.

El eslogan de la manifestación es “la legitimidad [de la elección de Mursi] es la línea roja”, en referencia a la insistencia del presidente en afirmar que ganó en unas elecciones libres y limpias y que cuenta por lo tanto con un mandato popular.

Por su parte, miles de opositores se manifestaron con banderas egipcias gritando “¡Vete!” en la emblemática plaza Tahrir de El Cairo, que se convirtió en el epicentro de las manifestaciones de 2011 que desembocaron en la renuncia de Hosni Mubarak, tras tres décadas en el poder.

Gran manifestación el domingo

Estas manifestaciones ponen de nuevo a la luz la tensión en el país entorno a la figura del presidente Mursi.

Sus partidarios dicen que está limpiando las instituciones tras décadas de corrupción, pero sus detractores lo acusan de concentrar el poder en manos de su movimiento, los Hermanos Musulmanes, y de haber desviado la revolución de 2011 que derrocó a Mubarak.

La oposición convocó para el domingo una gran manifestación para pedir su dimisión, coincidiendo con el primer aniversario de su elección.

Muchos comerciantes anunciaron que no abrirán ese día, el primero de la semana en Egipto, por temor a los enfrentamientos, mientras que los habitantes de El Cairo empezaron este viernes ha hacer largas colas para sacar dinero y comprar provisiones.

El ministro egipcio de Defensa ya advirtió la semana pasada de que el ejército intervendrá en caso de disturbios.

Por su parte, el movimiento Tamarod (‘rebelión’ en árabe), afirma haber reunido 15 millones de firmas para pedir una elección presidencial anticipada.

El miércoles, en un discurro en la televisión Mursi advirtió de que las divisiones amenazan con “paralizar” el país. “Egipto se enfrenta a numerosos desafíos. La polarización alcanzó un nivel que podría amenazar nuestra experiencia democrática y paralizar la nación”, dijo.

Amnistía Internacional pidió moderación a las autoridades egipcias “dados sus antecedentes en materia de intervención policial”.

Tras la caída de Mubarak en febrero de 2011, el ejército tomó las riendas del país hasta la toma de posesión de Mursi, el 30 de junio de 2012.

Foto: EFE
Foto: EFE