Publicado el 01 de jul de 2013 2:32 pm |

  comentarios

Foto: AP / Archivo

(San José, 1 julio. EFE) Un venezolano de apellido Lyon, investigado en Costa Rica por supuesto lavado de unos 15 millones de dólares, salió del país centroamericano la semana pasada, informó hoy la prensa local citando registros migratorios.

El venezolano, quien no radica en Costa Rica, salió del país el pasado viernes, un día después de que el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanara el hotel donde se hospedaba y las oficinas de un abogado costarricense con el que se le relaciona.

La Fiscalía costarricense, que ha dicho que no dará más información sobre el asunto mientras continúe la investigación, no solicitó ningún tipo de medidas cautelares contra los sospechosos, por lo que Lyon no tenía impedimento de salida de Costa Rica.

El venezolano figura como representante legal de dos empresas en Venezuela que son proveedoras de diversos productos para empresas públicas y privadas de ese país, entre ellas la estatal Compañía Anónima Venezolana de Industrias Militares (Cavim), de acuerdo con la información oficial.

Las autoridades judiciales han indicado que se sospecha que Lyon, con la ayuda de cómplices costarricenses, ha creado cuentas bancarias en Costa Rica para legitimar en países como Estados Unidos dineros provenientes del Gobierno de Venezuela.

Las investigaciones señalan que en los últimos meses se depositaron más de 15 millones de dólares de la Cavim en cuentas bancarias costarricenses a nombre de diversas sociedades que no reportan ningún tipo de actividad ni bien inscrito en el país centroamericano.

El dinero luego fue transferido desde estos bancos a cuentas bancarias en diversos países como Estados Unidos, Honduras, China y Panamá.

La alerta sobre estos movimientos de dinero la dieron los mismos bancos y las cuentas de estas sociedades se encuentran congeladas.

Al recibir estos fondos ambos sujetos decían a los bancos que el dinero tenía por fin la compra de artículos básicos como jabón, para enviarlos luego a Venezuela, pero las entidades bancarias encontraron incongruencias en la información.