Publicado el 02 de jul de 2013 5:10 pm |

  comentarios

Foto: EFE

(Phoenix, 2 julio EFE) Más de 500 bomberos seguían combatiendo hoy el incendio en la localidad estadounidense de Yarnell (Arizona), que aún se halla fuera de control y que el domingo se cobró la vida de 19 personas que intentaban apagarlo.

Las autoridades del estado de Arizona expresaron su preocupación ante las altas temperaturas, fuertes vientos y posibles tormentas eléctricas que se esperan azoten la región en las próximas horas.

El primero de cuatro aviones militares modelo C-130, que ayudarán a combatir el siniestro, llegó el martes a la zona, según fuentes oficiales.

Dan Fraijo, jefe del Departamento de Policía de la Ciudad de Prescott, dijo en conferencia de prensa que aún continúa la investigación sobre la muerte el pasado domingo de los 19 bomberos, miembros del equipo elite de Garnite Mountain Hotshot, especializado en combatir los peores incendios del país.

Los cuerpos fueron llevados el lunes por la tarde a la Oficina del Médico Forense en el condado Maricopa, donde se llevarán a cabo las autopsias correspondientes.

Fraijo dijo que 14 de los 19 bomberos fallecidos tenían menos de 30 años de edad.

Más de 1.000 personas asistieron anoche a un homenaje que se hizo a los 19 bomberos.

Un improvisado altar a las afueras de la estación número 7 en el centro de Prescott muestra las señales de respeto y de gratitud de la comunidad de Arizona.

Por su parte, la Cruz Roja brinda ayuda a los damnificados, con agua, comida y medicamentos necesarios.

El incendio ha consumido miles de hectáreas y afectado alrededor de 250 viviendas.

El fuego comenzó el 29 de junio por un rayo y ha afectado al pueblo de Yarnell, con cerca de 700 habitantes y localizada al noreste de Phoenix, en Arizona.